Vítores a la princesa Leonor y mucha expectación en la ofrenda floral de los cadetes a la Virgen del Pilar en Zaragoza

La princesa Leonor ha participado este viernes, junto a los demás cadetes del primer curso de la Academia General Militar (AGM) de Zaragoza, de la tradicional ofrenda a la Virgen del Pilar en la basílica de la patrona de la Hispanidad, en la víspera de su jura de bandera que este sábado presidirán los reyes.

Este ha sido su primer acto público como dama cadete desde su ingreso en la AGM el pasado 17 de agosto, si bien la Casa del Rey ha facilitado desde entonces fotografías de la princesa, vestida de uniforme, en la entrega de sables y en distintos momentos de su primera fase de adiestramiento, como en maniobras con el fusil de asalto, ejercicios de tiro o con la cara pintada de camuflaje.

La ofrenda ha contado con la asistencia de la princesa y sus 410 compañeros cadetes del primer curso, de los que 49 son mujeres, si bien el acto, al ser religioso, era de carácter voluntario.

Ovación a la princesa

El evento, cuya duración estaba establecida en torno a 30 minutos, ha comenzado con un paso de revista inaugural en el que se ha podido ver a la princesa entre el resto de participantes en la Plaza del Pilar.

Posteriormente, ha tenido lugar la segunda parte de la celebración, integrada por una oración, una ofrenda floral y un posterior responso, todo ello en el interior de la capilla de la basílica.

Vestida con uniforme caqui de paseo de verano y la típica boina roja de la AGM, Leonor de Borbón ha llegado unos 25 minutos antes del arranque del acto a una plaza engalanada con la bandera de España. Las personas que aguardaban en el exterior del recinto la han recibido con una gran ovación y una avalancha de teléfonos móviles que pretendían captar su imagen.

Con el pelo recogido en un moño, la princesa de Asturias ha entrado acompañada de otras tres cadetes y dos damas. Ha saludado con la mano en la frente a uno de los mandos y, a continuación, se ha dirigido a su compañía, donde se ha situado en medio de la segunda fila.

Tras la parada castrense, cuya duración ha superado los 10 minutos, los cadetes han empezado a marchar en columnas de tres para acceder al templo por una de las puertas laterales.

La heredera al trono, en medio de la columna, flanqueada por dos cadetes, se ha retirado la boina antes de entrar en la basílica, donde ha recibido a la tropa el arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano, bajo los acordes del órgano.

Una vez en el interior, los cadetes han desfilado de uno en uno hasta la Santa Capilla para presentarse ante la Virgen, que, como es costumbre, ha lucido el manto donado por la AGM por los vínculos que mantienen.

Tras pasar ante 'La Pilarica', los soldados han salido de la basílica por la puerta que da al paseo del río Ebro, donde les han esperado los familiares.

A la ofrenda no han asistido los reyes, quienes sí serán testigos este sábado de la jura de bandera de la princesa con los otros 410 cadetes de primer curso en el Patio de Armas de la AGM.