,

Una sustancia inflamable incendió la sotana del 'cura rockero' de Zaragoza, fallecido a causa de las quemaduras sufridas

Una sustancia inflamable aceleró el fuego que incendió la sotana del sacerdote zaragozano, Javier Sánchez, fallecido en la madrugada de este jueves a causa de las graves quemaduras que sufrió cuando intentaba encender un cirio. "Intentó proteger a las monjas del convento cuando se produjo el fuego en el cuenco que se utilizó y las llamas prendieron la casulla. Al parecer se había utilizado una sustancia inflamable en la quema", han detallado fuentes del Arzobispado, según recoge Heraldo de Aragón.

El accidente tuvo lugar en el transcurso de la vigilia pascual, una ceremonia que se celebra el Sábado Santo por la noche en la que se bendicen el agua y el fuego que se utilizan posteriormente en los sacramentos.

Las llamas quemaron la sotana del sacerdote, de 60 años, y afectaron, al menos, al 50% de su cuerpo, según el Arzobispado. Tuvo que ser trasladado de urgencia a la UCI del hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde ingresó con que quemaduras graves y en el que permaneció hospitalizado hasta su fallecimiento.

Los responsables de una tienda de Zaragoza especializada en la confección de hábitos religiosos han declarado en Heraldo, que es "muy extraño" que la sotana prendiera tan rápido: "Nuestras telas no inflaman, es muy extraño que esto haya sucedido. Sin conocer los materiales de los que estaba compuesto el hábito, es difícil saber con exactitud el motivo de este suceso".