Un pueblo menorquín harto de turistas ha introducido un horario de visitas

Los turistas entran regularmente en las casas, roban pertenencias y trepan por los balcones.