admin 20/03/2015

EUROPA PRESS

Laura Atarés subraya que la avenida y el memorial «hace justicia a todos los esfuerzos y cariño que mi padre sentía por Zaragoza»

Un memorial y una avenida de la capital aragonesa recuerdan la figura del exalcalde de Zaragoza, José Atarés, «una buena persona y mejor alcalde» que contribuyó a impulsar la transformación de la ciudad, fallecido el 26 de septiembre de 2013, a los 53 años.

El alcalde de la ciudad, Juan Alberto Belloch, y la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, han asistido este viernes a la inauguración del memorial en recuerdo a Atarés, acompañando a la familia del exalcalde, ubicado en la actual avenida de Ranillas, que a partir de ahora pasará a llamare avenida José Atarés.

Belloch ha indicado que este es un homenaje «entrañable» a una «buena persona y mejor alcalde, a mi amigo Pepe» y ha comentado que, además, este acto «probablemente sea un oasis en medio de un mar de tormentas que empieza el lunes, con problemas electorales, sociales, económicos, pero hoy no estamos para eso», sino para recordar su figura, ha dicho.

«Pepe era un político de raza, de los que disfrutaban ejerciendo su oficio y consideraba que la única justificación de la actividad política era intentar, con buena fe, ganas y esfuerzo, mejorar las cosas y la vida de sus ciudadanos», ha señalado Belloch, para apreciar que, «por eso, Pepe Atarés honra a la política».

En este sentido, ha comentado que «todos conocemos sus características personales, su capacidad de trabajo impresionante, era un hombre que estaba permanentemente pensando en la ciudad y trabajando para ella».

De hecho, el alcalde ha reconocido que aunque perdió las elecciones al enfrentarse a Luisa Fernanda Rudi, «las que pasé peor fue las que tuve con Pepe, porque cada vez que llegaba a un sitio él ya había ido y venido dos veces, tenía una capacidad impresionante de trabajo». También ha subrayado su «buena voluntad en la relación con todos, un político del que nos debemos sentir orgullosos».

A su viuda e hijos, presentes en el homenaje, Belloch ha manifestado que «ha sido una injusticia atroz la muerte de tu marido y de vuestro padre, pero espero que este acto sea una compensación para todos», familiares y amigos, para dejar «bien claro que vamos a querer a Pepe y que el paso del tiempo no hará más que engrandecer su figura» y ha pedido un aplauso en su memoria.

«hace justicia a mi padre»

La hija de Pepe Atarés, Laura, ha agradecido al alcalde Juan Alberto Belloch y a los portavoces del ayuntamiento la decisión de dedicar la avenida de Ranillas a la memoria de su padre y ha realizado una referencia «especial» al portavoz del PP, Eloy Suárez, por el «cariño y comprensión que siempre nos ha dado».

En su opinión, la calle que se le dedica «hace justicia a todos los esfuerzos y al cariño que sentía por Zaragoza; muchas gracias señor alcalde por el reconocimiento, por su generosidad y por la relación que mantuvo con mi padre», de «confianza y colaboración» en todos los asuntos importantes de la ciudad.

En esta avenida, ha continuado, «me viene a la memoria la Expo 2008, esa gran transformación de la ciudad», un proyecto de consenso entre los grupos políticos en el que la capital «se volcó» y en el que «mi padre había depositado mucha ilusión, creía con una fe ciega y estaba orgulloso de lo que podía significar para Zaragoza y para los zaragozanos un evento de esta magnitud».

Por ello, «recuerdo con cariño y nostalgia los días pasados en el recinto con él, que disfrutaba como un niño, recorriendo y visitando los pabellones de todos los países», así como «la ilusión con la que hablaba de la recuperación de las riberas del Ebro, de los cinturones de ronda, de la transformación de Zaragoza a la que tanto quería».

Esta avenida finaliza en el recinto de la Expo y en ella se sitúa la Ciudad de la Justicia, «la otra pasión de mi padre, el Derecho, que refleja los ideales de justicia, igualdad y defensa de los derechos sociales por los que siempre trabajó».

De esta forma, la vía «recalca parte de lo que mi padre fue, impulsor de todo este engranaje» y este reconocimiento «hace honor» a su labor y su trabajo por los ciudadanos.

«Hoy es un día muy feliz para todos nosotros y para todos los que queríais a Pepe, seguro que desde el cielo nos está viendo con una gran sonrisa, satisfecho por este reconocimiento de la ciudad a la que tanto quiso», mientras que para la familia «es un día que nunca vamos a olvidar», ha dicho emocionada.

«lo vivía todo con pasión»

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha recordado que trabajó con Pepe Atarés «durante muchos años, en nuestra condición de compañeros del Partido Popular y también durante cinco años fue teniente de alcalde en la etapa en que me correspondió ser alcaldesa de esta ciudad y se quedó siendo alcalde cuando yo me marché a Madrid en el año 2000».

De él ha destacado su faceta personal, además de su capacidad de trabajo y «de estar siempre pisando la calle», y sus «ganas de vivir; era una persona que lo vivía todo con pasión, lo hacía todo con pasión y la verdad es que se lo llevó Dios demasiado pronto».

La también presidenta del PP-Aragón ha considerado que el sitio elegido para honrar su memoria «es un buen cruce de caminos, se ven las torres del Pilar, una basílica que él visitaba tantas veces cuando iba al ayuntamiento y no solo por cuestiones oficiales, y también la nueva Zaragoza» por lo que «cuando pasemos por este cruce de caminos a orillas del Ebro nos acordaremos de Pepe Atarés, un buen alcalde, pero sobre todo una buena persona».

El alcalde Juan Alberto Belloch ha coincidido en remarcar que este lugar se ha elegido «a conciencia», dado que la avenida «conecta visualmente el Casco Viejo con la nueva Zaragoza que contribuyó a hacer con la Expo 2008».

Humanidad y cercanía

La vía, conocida hasta ahora como avenida Ranillas, tiene su entrada por la Avenida de los Pirineos y salida a la Ronda de Boltaña. En su inicio, se ha instalado el memorial realizado por el escultor Jesús Gazol, en acero corten para crear la chapa, que «luego he modelado en barro y se ha fundido en bronce».

El escultor ha explicado a los medios de comunicación que en su trabajo ha querido plasmar los edificios emblemáticos de la ciudad, que aparecen representados con sus siluetas, así como «esa humanidad y esa cercanía que tenía José con los ciudadanos» y que le han transmitido las personas que lo conocieron.

El homenaje ha contado con la asistencia de numerosos amigos y compañeros de José Atarés, como el presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza y presidente del PP-Zaragoza, Luis María Beamonte, el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, consejeros del Ejecutivo aragonés, ediles del Ayuntamiento y del grupo municipal Popular, así como exconcejales que compartieron corporación con él.

José atarés

José Atarés falleció el 26 de septiembre de 2013, a los 53 años. Nacido en El Vallecillo (Teruel) el 2 de agosto de 1960, era senador del PP por la provincia de Zaragoza y fue alcalde de la capital aragonesa entre 2000 y 2003.

Casado y con dos hijos, entre 1991 y 2007 ocupó distintos cargos en el Ayuntamiento zaragozano como concejal, portavoz y teniente de alcalde. Previamente, entre 1991 y 1999 fue diputado y portavoz en la Diputación Provincial de Zaragoza y entre 1993 y 2004 ostentó la presidencia del PP de Zaragoza.

Desde 2004, era senador, presidente de la Comisión de Economía y Competitividad y vocal en la Comisión de Reglamento y en la Comisión Mixta para las relaciones con el Tribunal de Cuentas. Licenciado en Derecho y Diploma de Estudios Avanzados en Derecho de Empresa por la Universidad de Zaragoza, ejerció de abogado, agente de la propiedad inmobiliaria, administrador de fincas y mediador de seguros.

Read the original here: Un memorial y una avenida recuerdan la figura de José Atarés, "una buena persona y mejor alcalde"

A %d blogueros les gusta esto: