admin 29/04/2015

EUROPA PRESS

El Colegio de Trabajadores Sociales de la Comunidad, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (FAPAR) y el Espacio de Información y Defensa de Derechos Sociales han pedido este miércoles, 29 de abril, al Departamento de Educación que amplíe el plazo para solicitar becas de comedor y libros en diez días más.

El Colegio de Trabajadores Sociales de la Comunidad, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (FAPAR) y el Espacio de Información y Defensa de Derechos Sociales han pedido este miércoles, 29 de abril, al Departamento de Educación que amplíe el plazo para solicitar becas de comedor y libros en diez días más.

El Ejecutivo aragonés informó este lunes de la apertura del mismo desde este martes, 28, y hasta el 7 de mayo, un periodo «ridículo» para poder llegar a las familias de todo el territorio, teniendo en cuenta, además, que se ha adelantado respecto a otros años, según han explicado en rueda de prensa el presidente del Colegio de Trabajadores Sociales de Aragón, Santiago Escartín, y la representante de FAPAR, Nieves Burón.

Ambos han criticado esta convocatoria de ayudas porque se mantienen los criterios «excluyentes» de años anteriores, cuando uno de cada cuatro niños en la Comunidad está en riesgo de pobreza, según datos del propio Ejecutivo autonómico, ha dicho Escartín.

En este sentido, la representante de FAPAR, Nieves Burón, ha lamentado que el Departamento de Educación «no vele por el interés superior del menor» y «haga competir a las familias en la miseria», aplicando, además, un formato de convocatoria «desfasado» con unas exigencias económicas por debajo del umbral de pobreza.

Ha recordado que en las últimas ayudas de comedor quedaron fuera 9.042 niños, el 56 por ciento de los solicitantes, algunos de ellos cumpliendo las condiciones económicas de contar con un máximo de 532 euros al mes por unidad familiar, pero incumpliendo otras condiciones como la firma del padre, no acreditar documentación o incumplimientos fiscales de los progenitores, cuando los menores «¿qué culpa tienen de eso?», ha esgrimido.

La miembro de FAPAR ha defendido el servicio de comedor como «complementario» en una «educación integral» y ha incidido en la «falta de voluntad» del Ejecutivo de atenderlo, para vaticinar que la cuantía de 5,5 millones de euros presupuestada por el Gobierno será insuficiente y criticar que «no se den las ayudas al cien por cien sino al 80 por ciento», cuando estas becas «son un derecho».

Propuesta a las familias

El presidente del Colegio de Trabajadores Sociales de Aragón ha propuesto a las familias que todas pidan las becas pues en años anteriores determinadas Administraciones y municipios han complementado u otorgado ayudas a partir de los listados de solicitantes excluidos del Ejecutivo aragonés.

Igualmente, tanto el colegio profesional, como FAPAR van a habilitar la semana que viene espacios en sus sede para dar información y apoyo para solicitar estas ayudas, que solo se puede realizar a través de internet, creando puntos de atención en Huesca y Teruel. También se dará este servicio en algunos colegios de Zaragoza.

Escartín ha lamentado las «trabas en el acceso» a estas ayudas por parte de la Administración, que, a su juicio, responde a un interés de «disuadir» su petición, algo que ha achacado a la «insensibilidad» del Departamento de Educación.

El representante de los trabajadores sociales ha estimado que este «da la espalda a las familias aragonesas, especialmente a las más desfavorecidas» y ha advertido del «incumplimiento» del Pacto por la Infancia suscrito por los partidos con representación en las Cortes de Aragón.

Asimismo, ha continuado, «nos alarma que se incumpla la normativa española y aragonesa sobre los derechos de la infancia» y ha anunciado que esta orden sobre estas ayudas van a sumarla al recurso contencioso-administrativo presentado por el colegio, FAPAR y la Plataforma por la Escuela Pública por las anteriores convocatorias ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

Santiago Escartín ha dicho que la orden incluye para acceder a estas becas un límite económico relacionado con el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) «injusto y excluyente para muchas familias» y recoge una aplicación diferente de las ayudas según sean para comedor o libros de forma «injustificada y contradictoria».

More: Trabajadores sociales, FAPAR y Defensa de Derechos piden ampliar el plazo para pedir becas de comedor y libros

A %d blogueros les gusta esto: