admin 01/03/2015

EUROPA PRESS

El consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, ha destacado que los efectivos de emergencias desplegados con motivo de la crecida del río Ebro están priorizando, en todo momento, la protección de las personas.

El consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, ha destacado que los efectivos de emergencias desplegados con motivo de la crecida del río Ebro están priorizando, en todo momento, la protección de las personas.

Tras la reunión que ha mantenido esta mañana el Centro de Coordinación Operativa en Emergencias (CECOP) que ha estado presidida por la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi; Suárez ha explicado que las previsiones del comportamiento del río pueden ser «más o menos certeras», pero «donde no podemos fallar es en los efectivos puestos a disposición de las personas» y ha asegurado que esto es lo que se está «priorizando».

Suárez ha justificado que «los datos que nos vienen de la estación de medición de Castejón no han sido buenos» y eso ha hecho que «cuando estábamos pensando que estábamos con la punta de la crecida resulta que no, que había otra punta que todavía iba a ser más importante».

Preventivamente se ha evacuado el municipio de la misma forma que se empezó a evacuar en Boquiñeni y al final ha sido una evacuación parcial de determinadas personas, la máxima preocupación siempre de todo el mundo, todos los que trabajamos en estos operativos, son las personas.

De esta forma, el consejero de Política Territorial ha insistido en que todos los operativos están trabajando en los puntos con más afecciones, como la mota de Pradilla de Ebro y el casco urbano de Boquiñeni.

Ha relatado que los técnicos vigilan la sima de Alcalá de Ebro y valoran romper una mota agraria para reducir la altura del río a su paso por Cabañas.

Descenso en novillas

Los últimos datos apuntan a que se está produciendo un descenso del nivel del caudal del río a su paso por Novillas mientras que diferentes medios y efectivos continúan achicando agua.

En Gallur la máxima afección se registra en el barrio bajo donde efectivos de la Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA) han estado trabajando desde ayer en la construcción de un cordón de tierra.

En el caso de Boquiñeni, el desbordamiento de una acequia transversal a la mota fue la causa de mayor preocupación y la que, en buena medida, forzó el desalojo de la población.

La información que maneja el Gobierno de Aragón se asienta en que la mota más cercana al río aguanta pero el segundo muro podría ocasionar algún problema. Efectivos de SARGA están bombeando agua en la zona.

Mota que defiende el casco urbano

En Pradilla ha trabajado desde primera hora de esta mañana 29 camiones de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y maquinaria pesada para aumentar en medio metro la mota que defiende el casco urbano.

Los datos del Gobierno de Aragón apuntan a que el 90 por ciento de la población ha salido ya del casco urbano bien en vehículos propios o en autobuses aportados por la Comarca de la Ribera Alta. Las personas mayores y enfermos fueron transportados por ambulancia del Salud y de Cruz Roja.

En el caso de Alcalá se está vigilando la sima y en Cabañas se valora el romper una mota agraria que inundaría una zona conocida como la Finca de Pola para de esta forma rebajar la cota en la propia localidad. En la capital aragonesa, por el momento, se recomienda la vigilancia de garajes y sótanos.

The rest is here: Suárez destaca que los efectivos de emergencia están priorizando la protección de las personas

A %d blogueros les gusta esto: