admin 02/04/2015

EUROPA PRESS

La localidad de Andorra se encuentra inmersa en la celebración de la Semana Santa. Hasta 1.000 personas de trece cofradías se unen en torno a los actos programados para estos días y que comenzaron el Domingo de Ramos.

La localidad de Andorra se encuentra inmersa en la celebración de la Semana Santa. Hasta 1.000 personas de trece cofradías se unen en torno a los actos programados para estos días y que comenzaron el Domingo de Ramos.

Así lo ha explicado el miembro de la Cofradía de Jesús Sentenciado a Muerte, José Ángel Aznar, quien ha señalado que, a día de hoy, esta fiesta está «muy viva» entre los andorranos de distintas edades y religiones. «Aquí la Semana Santa es una tradición que pasa de padres a hijos y una de las cosas más importantes y bonitas es poder contemplar en un mismo espacio a tres generaciones distintas», ha resaltado.

En Andorra, la Semana Santa es concebida desde diferentes puntos de vista, ya sea como una fiesta religiosa, tradicional, cultural e, incluso, musical. «Todo tiene cabida aquí», ha dicho Aznar, quien ha apuntado que muestra de ello es la implicación de tantas personas en los actos festivos.

De los 8.200 habitantes que tiene el municipio, alrededor de 1.000 participan en las procesiones y actos. Además de las trece cofradías con imágenes, también están los instrumentos de la Cofradía del Cristo de los Tambores y Bombos y de la Banda Municipal de Música y la guardia romana, también conocida como ‘Los Penitentes’, entre otros.

Para el cofrade, que también presidió la Junta Local de Semana Santa, las fiestas de Andorra cuenta con varios actos «significativos». Uno de ellos es la procesión de las Antorchas, que se celebra cada Viernes Santo a las 2.00 horas de la madrugada. En ella, el grupo de tambores y bombos asciende al monte de San Macario y numerosas antorchas iluminan su camino y el posterior descenso, en el que se baja al Cristo de los tambores y bombos.

«sentimiento colectivo»

Esta procesión tiene lugar al finalizar la ‘rompida de la hora’, en la medianoche del Jueves Santo, que se realiza simultáneamente en siete de los pueblos que forman la Ruta, excepto en Calanda, que se pospone al mediodía del Viernes Santo, y en Alcañiz, reúne «todo el sentimiento colectivo» de los andorranos y el resto de localidades del Bajo Aragón en las que también están presentes los tambores y bombos.

Como contrapunto a este momento, en el que los toques comienzan al unísono, se encuentra el acto de finalización de redobles, que marca el cese del sonido más tradicional de la Semana Santa hasta el próximo año. Éste se celebra el Sábado Santo a las 20.30 horas, al término de la procesión de la Soledad cuando, tras la señal del cornetín, todos los cofrades dejan de tocar al mimo tiempo.

La procesión del Encuentro, del Martes Santo, es otra de las actividades «más representativas» de Andorra y la que inicia el turno de estas actividades hasta el Domingo de Resurrección, cuando la del Jesús Resucitado, a las 12.30 horas, sirve como cierre de la Semana Santa en esta localidad.

Son muchos los vecinos de Andorra que, aunque no residen en la localidad, aprovechan estos días para regresar aunque, según ha puntualizado el cofrade, también hay quienes prefieren salir estos días a otras ciudades.

Desde el año 2014, la Semana Santa de Andorra y del resto de municipios de la Ruta cuentan con el reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Internacional, lo cual «da prestigio a las celebraciones» y «convence a la gente de que éstas merecen la pena», ha finalizado diciendo José Ángel Aznar.

Go here to read the rest: S.Andorra reúne a un millar de vecinos de trece cofradías distintas

A %d blogueros les gusta esto: