,

Ratifican prisión permanente revisable para los padres de Laia, la menor torturada hasta la muerte en Zaragoza

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha ratificado la condena a prisión permanente revisable impuesta a una pareja por el asesinato de su hija Laia, de 2 años, a la que torturaron en el domicilio familiar en Zaragoza hasta causarle la muerte. En respuesta al recurso de las defensas de la madre y del padrastro de la niña, los magistrados de la Sala de lo Civil y Penal del TSJA han argumentado que el veredicto emitido por el jurado popular ha declarado probada la culpabilidad de los dos acusados, sin contradicciones ni errores en la valoración de la prueba.

Así, respecto a las alegaciones de la defensa del padrastro en relación a una supuesta falta de motivación e incongruencia en los razonamientos del jurado, el tribunal ha señalado que el veredicto declara probado que ambos condenados golpearon a su hija indefensa con intención de causarle la muerte. También ha sido probado que retrasaron el aviso a los servicios médicos y siguieron maltratándola durante las 48 horas previas a la muerte.

Sobre la alegación de vulneración del derecho a la presunción de inocencia, argumentada por ambos letrados de la defensa, el TSJA ha considerado que "no se ha apreciado motivo alguno que pueda justificar un evidente error por parte del jurado ni una afección de los derechos constitucionalmente reconocidos al acusado en la apreciación de la prueba que se llevó a cabo".

No le prestaron asistencia sanitaria

Los magistrados han rechazado también la alegación hecha por la defensa de la madre de Laia por el que se deben considerar los hechos como un delito imprudente cometido por omisión. Han denegado también las razones esgrimidas por el letrado al impugnar la aplicación de las agravantes de alevosía, ensañamiento y parentesco.

El tribunal ha afirmado que la muerte de la menor se debió "a la conjunción de dos actuaciones dolosas de los acusados: por una parte, golpear sistemáticamente a la menor hasta el punto de causarle una grave lesión, y por otra, privarle de asistencia médica para tratarla, determinando de esta forma su fallecimiento". "Ambos golpeaban a la menor con ánimo de acabar con su vida, y ambos estuvieron de acuerdo en no prestarle asistencia médica, por lo que el delito se imputa a los dos como coautores", ha señalado la institución.

La fatídica noche

La muerte de Laia se produjo la noche del 21 de marzo de 2021, después de que los servicios sanitarios de emergencia acudieran a la vivienda y certificaran su fallecimiento, sin poder hacer ya nada para salvar su vida. En el inmueble convivían también otros dos hijos menores.

Los forenses que comparecieron en el juicio relataron que la menor sufrió una muerte agónica y dolorosa, que se prolongó durante horas a causa de las lesiones que sufrió mientras era golpeada de forma violenta y repetida. Uno de estos golpes le perforó el duodeno y le provocó una peritonitis infecciosa que provocó finalmente su muerte, prolongada a lo largo de al menos 48 horas y muy dolorosa, según explicaron los forenses.

Otros testigos, entre otros los policías que intervinieron en el caso y dos vecinos de los acusados, aseguraron que estaban convencidos de que la pequeña ya estaba muerta antes de llamar al servicio de emergencias del 112.