admin 09/12/2015

EUROPA PRESS

Las obras del proyecto de regadío de Sarrión podrán comenzar en el primer semestre de 2016, una vez hayan pasado los últimos trámites administrativos que quedan. Así lo ha anunciado en la localidad turolense el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona.

Las obras del proyecto de regadío de Sarrión podrán comenzar en el primer semestre de 2016, una vez hayan pasado los últimos trámites administrativos que quedan. Así lo ha anunciado en la localidad turolense el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona.

Olona anuncia el inicio de las obras del regadío de Sarrión en el primer semestre de 2016Ampliar foto

"Nos falta un trámite técnico que no tiene por qué suponer muchas complicaciones, pero el compromiso político ya es firme", ha señalado Olona, para quien los beneficios del regadío de Sarrión trascienden los del propio territorio en el que se van a crear. "Todo Aragón se va a ver beneficiado del impulso que se va a dar a uno de sus productos más emblemáticos", ha añadido.

Olona se ha reunido con el Ayuntamiento y con la comunidad de regantes de Sarrión antes de visitar Fitruf, la feria monográfica de la trufa que ha abierto este sábado las puertas de su decimoquinta edición. "Sé que se han hecho muchas promesas con anterioridad, pero ahora ya estamos muy cerca de terminar el proceso", les ha tranquilizado.

El consejero de Desarrollo Rural ha explicado que en cuanto se reciba el visto bueno de la dirección general de Presupuestos, que debe aprobar la fórmula de financiación establecida para el proyecto, se puede realizar la fiscalización del procedimiento y la aprobación final por parte del Consejo de Gobierno.

El trámite en Hacienda es imprescindible porque el sistema de financiación seleccionado es novedoso y supone que no es el Gobierno de Aragón quien paga inicialmente los trabajos, sino la empresa pública Tragsa, a la que después se abonan los importes de una forma diferida en el tiempo. "Son fórmulas no habituales en la Administración que deben ser analizadas antes de ponerse en marcha", ha dicho.

Olona también ha hecho hincapié, por otra parte, en que se trata de un proyecto de interés medioambiental porque evitará la proliferación de pozos e iniciativas individuales y, en este sentido, está también muy bien visto por la Confederación Hidrográfica del Júcar, cuenca a la que pertenece la zona regable.

Ya en la feria, ha señalado que el compromiso del Gobierno de Aragón no se limita a la puesta en funcionamiento del sistema de riego y que se va a trabajar con los productores para impulsar también la comercialización del fruto. "Entre todos tenemos que conseguir que la trufa negra de Aragón alcance el reconocimiento mundial que merece", ha mencionado en clara referencia a la calidad de la misma y al hecho de que la región es uno de los más importantes territorios productores.

16

Millones de inversión

El presupuesto de ejecución por la Administración de estas obras es de 16 087 193,64 euros, de los que el Gobierno de Aragón aporta 12 065 395,23, un 75 por ciento de la inversión.

Se prevé la puesta en marcha de riego para 848,98 hectáreas, distribuidas en 1170 parcelas con una dotación de 900 metros cúbicos por hectárea, lo que supone un consumo total de 764 082 metros cúbicos al año. El objetivo es la producción de trufa sobre superficies forestadas pertenecientes a un total de 157 regantes.

Las obras necesarias para esta transformación en regadío contenidas en el proyecto consisten en el bombeo de agua de tres pozos ya construidos a dos balsas de acumulación (60.000 y 10.000 metros cúbicos, respectivamente) desde las que se rebombea a distintas alturas.

Sarrión es el término municipal principal, pero el proyecto afecta también a los municipios de Albentosa, Manzanera y Puebla de Valverde.

A %d blogueros les gusta esto: