admin 27/02/2015

EUROPA PRESS

El Museo Goya Colección Ibercaja inaugura este jueves la muestra ‘Goya y Zaragoza (1746-1775). Sus raíces aragonesas’ con 28 piezas que demuestran que el artista de Fuendetodos «ya era un maestro» en sus años de formación, antes de trasladarse a Madrid en 1775.

El Museo Goya Colección Ibercaja inaugura este jueves la muestra ‘Goya y Zaragoza (1746-1775). Sus raíces aragonesas’ con 28 piezas que demuestran que el artista de Fuendetodos «ya era un maestro» en sus años de formación, antes de trasladarse a Madrid en 1775.

Esta muestra abre la temporada de la sala de exposiciones temporales del renovado Museo Goya y presenta 28 obras, entre las que se incluyen 19 óleos sobre lienzo, tres grabados y dos dibujos, junto a una plancha original de los grabados, el facsímil del cuaderno italiano y una carta firmada por fray Manuel Bayeu.

Los cuadros ‘La Piedad’ o ‘Virgen con el niño’ se exponen por primera vez al público; ‘Huida a Egipto’ y ‘Muerte de San Alberto de Jerusalén’ se exhiben por primera vez como obras de Goya, y ‘La Virgen con San Joaquín y Santa Ana’ se muestra por primera vez con otros trabajos del aragonés universal.

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y el presidente de la Fundación Ibercaja, Amado Franco, inaugurarán a las 18.00 horas esta exposición que podrá visitarse hasta el 28 de junio y que se completa con visitas guiadas, talleres familiares y programas didácticos para escolares.

La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat, la directora de la Obra Social de Ibercaja, Teresa Fernández, la asesora científica y conservadora del Museo del Prado, Manuela Mena, la directora de la Fundación Goya en Aragón, Ana Armillas, y la responsable del programa de Educación y Cultura de la Obra Social, Magdalena Lasala, han presentado esta muestra dedicada a la etapa más desconocida del pintor.

Fernández ha subrayado que esta exposición demuestra la vocación del museo por convertirse «no solo en el punto de entrada» a la obra de Goya en Aragón, sino también en «una referencia sobre el pintor» y su legado.

En este caso se podrá conocer la etapa de juventud y formación antes de que Francisco de Goya diera el paso a Madrid «donde se consagrará» como artista. «Estamos orgullosos de sacar a la luz este Goya de su primera etapa», con pinturas de temática más religiosa que proceden de la Colección Ibercaja, el Museo Nacional del Prado, el Museo de Zaragoza, la Biblioteca Nacional, la Calcografía Nacional y de fundaciones y colecciones particulares.

«ya era un maestro en su juventud»

Para el Gobierno de Aragón, «esta exposición es en sí misma un éxito porque es fruto del esfuerzo conjunto y la cooperación» entre instituciones, ha destacado Dolores Serrat, al indicar que, además, se ha editado un completo catálogo que permite conocer esta etapa del artista aragonés.

La muestra y la publicación repasan las raíces aragonesas de Goya «y demuestran que ya era un maestro antes de que fuera a Madrid», ha señalado Serrat, para resaltar la «calidad» de las obras que se exhiben en esta sala.

La directora de la Fundación Goya en Aragón, Ana Armillas, ha recordado que esta exhibición es fruto de más de un año y medio de trabajo y ha coincidido en que cuando Goya llegó a Madrid en 1775 lo hizo «siendo un gran pintor».

La asesora científica de la muestra, Manuela Mena, ha destacado el «espíritu aragonés» que subyace en todas las obras de Goya y que mantiene «hasta el final de su vida», aunque «desde muy pronto quiere salir de aquí», con la «ambición» de quien sabe que «más allá hay un camino más amplio» y así lo intentó en varias ocasiones en 1763 o 1766.

En 1769 se marchó a Italia para continuar su formación, donde permaneció dos años y, de esa época, son la pintura ‘Aníbal vencedor, que por primera vez miró Italia desde los Alpes’ y su boceto, con la que participó en el concurso convocado en mayo de 1770 por la Real Academia de Bellas Artes de Parma y la primera obra del artista verdaderamente documentada.

El lenguaje de goya

A su regreso, y antes de su marcha a Madrid, realiza sus primeros encargos oficiales en Zaragoza, en los que aplica las lecciones aprendidas en su estancia italiana y que reflejan el «lenguaje de Goya», su particular e innovadora forma de pintar.

En estas obras «nos damos cuenta de que Goya empieza a investigar en la naturaleza humana de una forma increíble» y distinta y, como ejemplo, Mena ha mencionado dos dibujos, denominados ‘Cabeza de Ángel’, preparatorios para la Gloria o Adoración del Nombre de Dios, del fresco del coreto de la Basílica del Pilar de Zaragoza, en los que los personajes aparecen «con expresiones más allá de la realidad» en dos obras de gran «potencia».

Esa forma de crear «no se encuentra en ningún artista de ese periodo y difícilmente se encuentran pinturas de esta naturaleza en un pintor de 23 o 24 años, hay que ir a los grandes» para ello.

‘La Virgen con San Joaquín y Santa Ana’ es una imagen tradicional, pero Goya la hace de forma distinta, algo que se percibe en «cómo hace la perspectiva», de forma que la Virgen aparece «ligeramente en cuesta», en ascenso, con «la madre contenta» del camino que empieza a recorrer y «el padre pensando cuál será su futuro».

«todo habla con todo»

En todas las piezas «hay muchos ecos y todo lo que está aquí está claro que es de él, aquí todo habla con todo», ha observado Mena, al detallar que el Museo del Prado recibe «todos los días entre una y cinco obras o más» que pueden atribuirse a Goya y algunas «son descartables de inmediato», mientras que en otras «es evidente, no hay la menor duda» de que son del aragonés.

En cada pieza «hay al menos 300 características que indican» si un trabajo es o no de un pintor y en las obras de Goya se comprueba su «pincelada impresionante, que no da una pincelada innecesaria» y su técnica es «incluso más limpia que la de Velázquez», como también es «el pintor de la luz», dado que «se necesita muy poca luz para que sus obras resplandezcan».

«Yo no veo en Goya influencia de los artistas inmediatamente anteriores, del barroco y barroco tardío aragonés que no se reflejan en su obra. Él es distinto», ha subrayado Manuela Mena.

OBRAS

La exposición consta de 19 óleos sobre lienzo: ‘La triple generación’, ‘Aníbal vencedor, que por primera vez miró Italia desde los Alpes’, su boceto, ‘Sacrificio a Vesta’, ‘Muerte de San Antonio Abad’, ‘La Gloria o la Adoración del nombre de Dios (boceto)’, ‘La Virgen del Pilar’, ‘La muerte de San Francisco Javier’, ‘Huida a Egipto’, ‘Muerte de San Alberto de Jerusalén’ y ‘Santa Bárbara’.

También, ‘La Virgen con San Joaquín y Santa Ana’, ‘La Piedad’, ‘Virgen con el niño’, ‘Lot y sus hijas’, ‘El sacrificio de la hija de Jefté’, ‘El bautismo de Cristo’, ‘San Ignacio de Loyola’ y el ‘Autorretrato’. Cuenta con tres aguafuertes, ‘La huida a Egipto’, ‘San Isidro Labrador’ y ‘San Francisco de Paula’ y los dos dibujos ‘Cabeza de Ángel’.

Por último, se exponen una plancha original de grabado de ‘San Francisco de Paula’; las ediciones facsímiles del ‘Cuaderno italiano’, con los dibujos e ideas para dos escenas de las pinturas dedicadas a la Virgen en la iglesia de la Cartuja de Aula Dei, y la carta de fray Manuel Bayeu a Martín Zapater, fechada el 27 de febrero de 1775 en Madrid, que data la fecha de su partida a esa ciudad. También se presenta una reproducción en vinilo de las puertas del armario-relicario de la Iglesia de Fuendetodos, destruido en 1936.

‘Goya y Zaragoza’ se enmarca en el programa de grandes exposiciones de Ibercaja y es «un referente de la actividad cultural» de la entidad que pretende acercar el arte a la sociedad, en este caso con la figura de Goya que es un «emblema de la identidad aragonesa que Ibercaja quiere fomentar», ha dicho Magdalena Lasala.

De esta forma abre la sala de exposiciones temporales denominada ahora ‘Sala José Camón Aznar’ en homenaje al sabio aragonés cuyo legado dio origen a este museo, que también reabre este jueves sus puertas con nuevos fondos y discurso, con más 500 obras, entre ellas 15 del artista aragonés y las series completas de sus grabados.

Visit link: Museo Goya demuestra que el pintor ya era un maestro en su juventud con 28 obras de su etapa aragonesa

Not Acceptable!

Not Acceptable!

An appropriate representation of the requested resource could not be found on this server. This error was generated by Mod_Security.

A %d blogueros les gusta esto: