Muere el sacerdote Manuel Malo, párroco de la Basílica de San Lorenzo de Huesca hasta 2022, a los 88 años

El reverendo y párroco de la Basílica de San Lorenzo de Huesca, Manuel Malo Morén, falleció el miércoles 28 de febrero, en la capital oscense, a la edad de 88 años.

La capilla ardiente se encuentra instalada en el Tanatorio Hermanos Santander, en la calle La Magantina, número 3 y el correspondiente funeral tendrá lugar el viernes, 1 de marzo, a las 12.00 horas, en la Santa Iglesia Catedral de Huesca.

Quién era Manuel Malo Morén

Nacido en Lanaja (Huesca), el 6 de diciembre de 1935, fue ordenado sacerdote en Huesca por monseñor Francisco Peralta Ballabriga, el 1 de julio de 1959.

Fue encargado de la parroquia de Santo Domingo y San Martín de Huesca entre 1974 y 1980, año en que fue nombrado párroco y desempeñó esta función hasta 2002. Después, fue párroco de la Basílica de San Lorenzo entre 2002 y 2022, tal y como ha informado la Diócesis de Huesca.

Antes, fue encargado de Arcusa, Santa María de la Nuez, Sarsa de Surta y Castellazo entre 1959 y 1963; regente de Alcubierre y confesor extraordinario de las religiosas de esta localidad entre 1963 y 1965, donde fue consiliario de la cooperativa del Campo Alcubierre de 1964 a 1965.

Además, desempeñó el cargo de Profesor y Prefecto del Seminario (sin nombramiento) de 1965 a 1967; nombrado Director Diocesano de la Obra Misional Pontificia San Pedro Apóstol en 1964; profesor de Religión en el Seminario entre 1966 y 1967; nombrado responsable del Secretariado de Catequesis en 1966; coadjutor de Santo Domingo en 1967, y capellán del hospital San Jorge a tiempo parcial desde 1987 a 1990.

También fue delegado diocesano del Clero entre 1989 y 2002; miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores de 1990 a 1995; miembro del Consejo Presbiteral, arcipreste del Arciprestazgo de Huesca y miembro del Colegio de Consultores entre 2004 y 2009.