Los dirigentes europeos deberían tomarse en serio las protestas de los agricultores

No hay que subestimar la capacidad de acción de las minorías enfurecidas, ya que ello plantea importantes riesgos políticos y electorales; las últimas semanas lo han demostrado, escribe Radu Magdin.