admin 20/09/2013

EUROPA PRESS

Los diferentes colectivos educativos que iban a participar este lunes, 23 de septiembre, en la protesta convocada en Zaragoza con motivo de la inauguración oficial del curso universitario 2013-2014 han afirmado que esta iba a ser «pacífica y sonora».

Los diferentes colectivos educativos que iban a participar este lunes, 23 de septiembre, en la protesta convocada en Zaragoza con motivo de la inauguración oficial del curso universitario 2013-2014 han afirmado que esta iba a ser «pacífica y sonora».

La Universidad de Zaragoza decidió este jueves suspender ese acto, al que iba a asistir el ministro de Educación, José Ignacio Wert, y el Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, ante la imposibilidad de asegurar que no hubiera incidentes de gravedad, según explicó el rector, Manuel López.

La presidenta de la Junta de Personal de Administración y Servicios de la Universidad de Zaragoza, Pilar Imaz, ha precisado en rueda de prensa que tenían previsto realizar una concentración «pacífica y sonora» en los aledaños del Edificio Paraninfo y el representante de los estudiantes, José Antonio Gadea, ha dicho que iban a leer «varios comunicados de forma pacífica» en el interior, «interrumpiendo al ministro», para después «irnos pacíficamente para que pudiera continuar sin problema».

Gadea ha recalcado que su actuación «en ningún caso era violenta» y ha opinado que el acto se ha suspendido por «presiones» del ministerio de Educación «para evitar cualquier tipo de protesta».

Por su parte, la presidenta de la Junta de Personal ha considerado que «prejuzgar una protesta pública y legítima con la expresión de ‘graves incidentes’ es un error» y ha comentado que «si el ministro y los responsables en materia de educación no quieren oír nuestra voz van a tener que seguir suspendiendo todos los actos que vayan organizando por el país».

Igualmente, ha indicado que iban a hacer en la calle una movilización para que «se oyera dentro» a la comunidad educativa, que «siente que se está desarbolando el sistema público de educación» con un Gobierno que «no ha negociado con nadie» ni la reforma, ni los recortes y «nos tienen que oír de alguna manera y esta es la única que nos están dejando».

Pilar Imaz ha agregado que querían expresar su rechazo a la presencia del ministro en la apertura oficial del curso universitario porque es «el mayor responsable del grave deterioro de la educación pública española», para añadir que «ayer nos sorprendió a todos la noticia de la suspensión».

Orden del ministerio

El miembro del Consejo de Estudiantes, Rafael Rubio, ha señalado que «nos llena de orgullo y satisfacción que ni Wert, ni el Príncipe acudan al acto de apertura» porque «la universidad pública no puede arrodillarse ante quienes la destruyen» para sostener que «la suspensión del acto responde a una orden de la Corte y del Ministerio de Educación».

Al respecto, ha sostenido que «no les conviene la mala imagen de miles de personas expresando su disconformidad, dentro y fuera del Edificio Paraninfo» y «no les gusta la democracia» porque «robar el derecho a la educación, la salud, la vivienda o cualquier otro derecho imprescindible para una vida digna es una agresión antidemocrática».

Para el representante estudiantil, «la democracia nunca les ha importado nada y llaman maleducados, violentos y antisistema a los que protestan democráticamente». Sin embargo, «maleducado es aquel que llama fiesta de cumpleaños a una protesta de gente desesperada» y «ladrón el que roba nuestros derechos en lugar de protegerlos».

Asimismo, «criminal es el que celebra el ejemplo al mundo de un país cuyo gobierno roba al pueblo, lo envía al matadero y encima le llama violento, si abre la boca» y «violencia es la de una elite de privilegiados que hace la guerra sin moverse de su sillón, contra todos de los que no son de los suyos».

EXCUSAS

Rafael Rubio ha enfatizado que «los posibles incidentes de los que habló ayer el rector son solo excusas para criminalizar y no escuchar» y «las políticas y medidas criminales que se vienen aplicando son la auténtica razón de la protesta», que «siguen allí», como el decreto de becas, la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y el Plan Bolonia, y con ellas «la privatización del derecho a la educación».

El miembro del Consejo de Estudiantes ha asegurado que Wert «miente al decir que no se nos ha recortado el presupuesto para las becas», aunque «quizá se refiere a las becas que entre todos pagamos a una Corte de parásitos» y se ha preguntado «cuánto cuestan los estudios en centros privados de toda la Familia Real» porque mientras esta «disfruta de millones de euros en becas, miles de estudiantes son expulsados de la universidad por decreto».

Asimismo, «mientras los ladrones más grandes del país siguen viendo subir sus acciones en la bolsa, investigadores y trabajadores se quedan sin presupuesto; mientras ellos se lo pagan todo en sus propios centros de elite, el gobierno regala la educación pública a sus empresas».

Por eso, «como estudiantes, no podemos permitir que esto siga sucediendo y seguiremos protestando hasta parar estas políticas criminales».

La única forma

El portavoz de la escuela pública no universitaria, Juan Ballarín, ha argumentado que iban a estar presentes en las protestas del lunes porque «queríamos expresar al ministro nuestro profundo desacuerdo con sus políticas educativas» y esta «es la única forma que nos dejan unos políticos que gestionan de espaldas a los ciudadanos y sin los necesarios procesos de participación, ni de consenso».

Ballarín ha subrayado que «tenemos mucho interés en desmentir esa imagen interesada del ministerio, del Departamento de Educación, de la Delegación del Gobierno en Aragón que están dando sobre nosotros» porque «se está criminalizando el derecho que todos tenemos, le pese a quien le pese, de expresar nuestra opinión y nuestra oposición a estas políticas agresivas con los ciudadanos».

En este sentido, ha remarcado que «han sido muchas las protestas que hemos realizado durante estos últimos años y en todas ellas hemos evidenciado que sabemos hacerlo desde las mínimas normas de convivencia y no ha habido ningún altercado digno de reseñar».

Asimismo, ha mostrado una de sus «peligrosas armas», la camiseta verde que dice «que queremos una escuela pública de todas y de todos para todos y para todas».

Por eso, ha asegurado que «si alguien se siente faltado al respeto somos precisamente la comunidad educativa, que vemos como se legisla en contra de los intereses públicos y a favor de los mercados» y, «por si fuera poco, tenemos un ministro provocador», que «nos incita a incrementar nuestras protestas comparándolas con fiestas de cumpleaños».

«A este ministro que le encantan compararnos con otros países» le ha recordado que «en cualquier país verdaderamente democrático un ministro tan contestado como él duraría poco más de un cuarto de hora», ha apostillado.

RECORTES

Ballarín ha justificado su presencia en la protesta porque «lo que pasa en la universidad nos afecta a toda la sociedad y, en particular, a la escuela pública» y por los recorte sufridos el curso pasado, del 14 por ciento en la escuela pública aragonesa frente a la merma del 1,7 por ciento en la concertada, ha dicho.

Además, «miles de familias en situación económica por debajo de los umbrales de la pobreza han sido excluidas en toda clase de ayudas en materiales y comedor escolares» en la Comunidad autónoma.

Por todo esto, ha pedido la dimisión del ministro de Educación y de la consejera aragonesa del ramo, Dolores Serrat, y ha anunciado que «seguiremos convocando y promoviendo toda protesta pacífica en defensa de una escuela pública, gratuita, laica y de calidad», para recordar la huelga general de la educación en todo el Estado del próximo 24 de octubre.

Read the original post: Los colectivos educativos afirman que iban a realizar una protesta "pacífica"

online marketing

A %d blogueros les gusta esto: