admin 16/05/2018

EUROPA PRESS

  • El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado que "formamos parte de una Comunidad política con una historia muy rica, que es uno de nuestros principales elementos de identidad, que lejos de ser excluyente, es incluyente y los aragoneses queremos compartir con todos los demás".

Así lo ha señalado con motivo de su participación en la inauguración de la restauración parcial de la iglesia cisterciense del Monasterio de Piedra y de la exposición temporal 'Ex Petra Lux: Reencuentro con la Historia', iniciativas que se enmarcan en los actos de celebración del 800 aniversario de este espacio.

Junto a Lambán, han asistido al acto el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, el presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, y el alcalde de Nuévalos, Manuel Peiró, municipio donde está ubicado el monasterio, así como numerosas personalidades del ámbito político, social y cultural.

Lambán ha indicado que el próximo viernes se celebra el 800 aniversario de Casa Ganaderos y en esta jornada se conmemora el del Monasterio de Piedra, un espacio reconocido en Europa y segundo destino turístico más importante en la provincia de Zaragoza, en el que se unifica el patrimonio artístico con el natural.

Este último, junto con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, segundo enclave de atracción turística de Aragón y que celebra este año su primer centenario de creación, fueron protagonistas del stand de Aragón en la Feria Internacional de Turismo, Fitur, tanto por sus conmemoraciones, como por ser paradigmas de gran atracción turística en una Comunidad de interior, ha informado el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

ENTORNO TURÍSTICO

El presidente ha subrayado el papel del Monasterio de Piedra en el turismo, ya que cada año alrededor de 270.000 personas lo visitan y el hotel cuenta con 23.000 pernoctaciones. Además, ha dicho, que junto con los balnearios de la zona, el mudéjar y la ciudad de Calatayud constituyen "uno de los enclaves más importantes de la Comunidad".

En este punto, ha manifestando que al "aprovechar el patrimonio natural y cultural de la Comunidad vamos haciendo poco a poco que el turismo sea uno de los sectores de desarrollo económico más importantes, no solo del prestigio que la Comunidad tiene que ir adquiriendo en el exterior, sino desde el punto de vista de lucha contra la despoblación".

Al respecto, Lambán ha subrayado que hay dos sectores estratégicos que fijan población "el turismo y el agroalimentario" ya que "se desarrollan a lo largo y ancho del territorio y no se centralizan en la ciudad de Zaragoza".

El presidente ha mencionado la situación estratégica en la que se encuentra el Monasterio de Piedra, "cerca de Madrid y muy accesible", que se refleja en el "notable" número de visitantes que recibe.

Además, en el futuro puede tener más importancia y ha comentado que las comunicaciones del monasterio se mejorarán con una inversión de tres millones en la carretera que le une con Calatayud, al tiempo que ha precisado que también otras instituciones trabajan en la promoción de este espacio, como la Diputación Provincial de Zaragoza.

Precisamente, su presidente, Juan Antonio Sánchez Quero, ha calificado de "día histórico" esta jornada y ha señalado que el Monasterio de Piedra es "un ejemplo de desarrollo rural sostenible, de recuperación del patrimonio y de turismo social".

EFECTOS POSITIVOS

Sánchez Quero ha enfatizado que el monasterio tiene efectos positivos en todos los municipios del entorno y en este sentido ha reclamado al Gobierno de España que "ponga fecha" y "de una vez por todas abra el Parador Nacional de Veruela" para que también pueda contribuir "al desarrollo de los municipios de esa comarca" y de toda la provincia.

Asimismo, ha dicho que la DPZ "siempre ha estado a la altura de los grandes acontecimientos" y colabora con la exposición inaugurada este miércoles y con otra que se celebrará en octubre en el Cuarto Espacio de la institución provincial, así como con otras actividades vinculadas a este 800 aniversario.

Por su parte, el director general del Monasterio de Piedra, José Pont, ha explicado que los trabajos de restauración de la iglesia inaugurados este miércoles "nos permiten ofrecer a nuestros visitantes una visión perfecta de la belleza arquitectónica del Altar Mayor y de la Portada de la capilla de San Inocencio".

Además, ha indicado que la exposición temporal 'Ex Petra Lux: Reencuentro con la Historia' permite reunir "bienes dispersos" ya que exhibe obras y objetos que pertenecieron al Monasterio de Piedra y que, con motivo de la desamortización, se dispersaron por la comarca.

En total, son medio centenar de piezas que destacan por su valor artístico, cultural o histórico, como los óleos que representan al rey Alfonso II y a su esposa Sancha de Castilla, que datan de la primera mitad del siglo XVII y formaron parte de una galería dedicada a los reyes compuestas por cuatro obras.

Pont ha asegurado que "el espíritu de conservación y respeto por el legado recibido guía nuestras actuaciones y en la conmemoración de nuestro 800 aniversario nuestro deseo es convertir a los visitantes en protagonistas de excepción, ya que son ellos los que nos permiten, con su apoyo y colaboración, conservar la esencia de nuestro entorno y transmitirlo a las generaciones venideras".

INTERVENCIÓN

La abadía cisterciense del Monasterio de Piedra se construyó entre 1203 y 1218 y celebra este año el 800 aniversario desde su consagración. Con motivo de esta efeméride, se han llevado a cabo una serie de trabajos de restauración entre 2017 y 2018 para recuperar y consolidar las parte barroca y cisterciense de la Iglesia.

La intervención ha consistido en la restitución volumétrica de algunas piezas decorativas, la consolidación, el cosido de grietas, la limpieza y recuperación de la policromía existente, que estaba totalmente escamoteada por la degradación medio ambiental.

En el presbiterio, del siglo XIII, se han realizado distintas catas que han desvelado la existencia de un arcosolio barroco que contrasta con la sencillez, sobriedad y austeridad de la arquitectura cisterciense.

Por otra parte, se han recuperado los ventanales de alabastro y se ha mantenido el despiece isodómico pintado del barroco, haciendo convivir las dos etapas del templo.

El plan de restauración también ha contemplado diversas actuaciones de menor calado, como la consolidación y limpieza de la nave de la Epístola, que está cubierta por bóvedas.

Se ha actuado sobre las partes cubiertas del templo ya que el resto del espacio carece de abovedamiento dando un carácter de ruina consolidada. De esta forma, conviven la ruina, colonizada parcialmente por la naturaleza, y la arquitectura.

A %d blogueros les gusta esto: