admin 26/05/2018

EUROPA PRESS

  • La exposición 'Ciudad devastada. 80 aniversario de la batalla de Teruel' del Museo de la capital bajoaragonesa ha registrado un total de 13.625 visitantes. La muestra, que recuerda uno de los acontecimientos históricos más relevantes de la provincia, ha cerrado sus puertas con una notable de asistencia.

El diputado delegado del Museo de Teruel de la Diputación de Teruel (DPT), Juan Carlos Gracia Suso, ha considerado que son unos datos "espectaculares" que ejemplifican que "la sociedad de la provincia y los numerosos visitantes que acuden al centro expositivo están muy interesados por conocer la trayectoria pasada" del territorio turolense.

"Es objetivo del Museo de Teruel el atraer propuestas temporales de enorme calidad que se vean complementadas con iniciativas que aborden sucesos históricos de enorme relevancia para nuestra provincia", ha explicado Gracia Suso para referirse a la exposición recién concluida "que ejemplifica a la perfección ese objetivo que persigue el centro expositivo".

La muestra ha ofrecido la ocasión de adentrarse en uno de los hechos de mayor importancia para la historia de la capital bajoaragonesa. El Museo de Teruel decidió ampliar su estancia debido a la gran afluencia de visitantes y a las opiniones que estaba suscitando esta exposición temporal.

La exposición 'Ciudad devastada. 80 aniversario de la batalla de Teruel' propuso un recorrido cronológico y por los espacios donde se desarrolla este episodio, fundamental en el desenlace de la Guerra Civil Española (1936-1939). Comenzaba con imágenes de la ciudad en los años treinta del siglo XX, reflejando sus calles, plazas y edificios en los años inmediatamente anteriores a la contienda.

A través de documentos, ejemplares de prensa y fotografías de

diversos reporteros gráficos del momento, se pudo seguir el desarrollo de los acontecimientos desde la sublevación militar hasta la ocupación definitiva de la ciudad por el ejército de Franco, el 22 de febrero de 1938.

Además, la exposición, comisariada por Alfonso Casas, incorporaba ejemplares originales de la prensa de la época, documentos y cartas personales, y una selección de materiales relacionados con la batalla, desde armamento a productos sanitarios, alimenticios, de uso cotidiano y aquellos que permiten la identificación personal y política de los protagonistas de la batalla.

En la selección de instantáneas, se insistió en las obras de tres fotógrafos que aportaron una visión muy personal: Luis Vidal, que reflejaba el conflicto desde el ejército gubernamental; José Demaría, que acompañó a las tropas franquistas durante la ofensiva; y Ricardo Atrián, turolense que documentaba desde la propia ciudad los avatares que van contribuyendo a su devastación.

A %d blogueros les gusta esto: