admin 31/03/2015

EUROPA PRESS

La Diputación de Teruel (DPT) ha aprobado este lunes en sesión plenaria, por unanimidad, otorgar la Cruz de San Jorge 2015 a José María Pascual y también a Cruz Roja Teruel. Ambas distinciones testimonian el sincero reconocimiento institucional a la valiosa tarea realizada a favor de los intereses generales de la provincia y de los turolenses.

La Diputación de Teruel (DPT) ha aprobado este lunes en sesión plenaria, por unanimidad, otorgar la Cruz de San Jorge 2015 a José María Pascual y también a Cruz Roja Teruel. Ambas distinciones testimonian el sincero reconocimiento institucional a la valiosa tarea realizada a favor de los intereses generales de la provincia y de los turolenses.

En el caso de José María Pascual Fernández-Layos, la Diputación de Teruel desea honrar con la Cruz de San Jorge a quien fuera uno de los políticos más representativos de la Transición en la provincia y que practicó siempre el diálogo, el consenso y la búsqueda de la concordia en cuantas labores y responsabilidades afrontó.

Concedida a título póstumo, esta distinción honorífica se justifica sobradamente por sus muchos méritos contraídos en su larga y fructífera trayectoria de servicio público a sus conciudadanos tanto en el ámbito local, como provincial y nacional, han resaltado desde la institución.

La DPT ha decidido premiar también la dilatada e imprescindible labor social desarrollada por Cruz Roja. Esta entidad humanitaria, que se constituyó formalmente en Teruel en 1913 y que ha cumplido ya 150 años en España, es una de las más arraigadas en nuestro territorio y cuenta con un amplio número de voluntarios que trabajan con los colectivos más vulnerables de la sociedad en aras a paliar el sufrimiento humano.

Un hombre de concordia

José María Pascual Fernández-Layos (Alcañiz, 1940-2015) fue una pieza clave en la transición política en el Bajo Aragón turolense. Su talante conciliador, dialogante y proclive al consenso facilitó que el paso de la dictadura a la democracia transcurriera sin incidentes y con pasos firmes, tanto en la ciudad de Alcañiz como en el conjunto del Bajo Aragón, y en la propia provincia de Teruel.

Alcalde de Alcañiz desde 1974 hasta 1995, salvo en el periodo comprendido entre 1987-1989, Pascual fue promotor de los grandes proyectos que dibujan el Alcañiz que es hoy: la regulación del río Guadalope, el polígono industrial Las Horcas, el primer plan de urbanismo, la adscripción del antiguo hospital de Alcañiz al Insalud, el impulso a la Semana Santa, el Circuito Guadalope, la Cooperativa Santa María de los Pueyos, el Teatro municipal, entre otros.

Entre 1984 hasta 2013, lo encontraremos en la Confederación Hidrográfica del Ebro.*

En la Diputación Provincial de Teruel dejó su impronta durante varios mandatos, bien formando parte de la oposición o bien del equipo de gobierno. Fue diputado provincial en sucesivas ocasiones: de 1983 a 1987; de 1987 a 1991. Más tarde, entre 1991 y 1995 fue vicepresidente de la DPT.

Además de su importante gestión en la consecución de inversiones reiteradas que mejoraron de manera destacada los regadíos en el Bajo Aragón, la labor de José María Pascual, facilitó el impulso y la modernización del Museo de Teruel, que convirtió a este centro museístico en referencia nacional.

Gracias a él se consiguió poner en marcha las Becas Endesa, financiadas al 50 por ciento por la Fundación Endesa, que son una de las becas más prestigiosas y mejor dotas becas de arte contemporáneo español.

Siempre cerca de los que más sufren

La creación formal de la Cruz Roja en Teruel se produce en 1913. En una primera época esta institución social de carácter voluntario e interés público, estuvo centrada en intervenciones humanitarias en casos de conflictos armados (guerra civil española) o como consecuencia de desastres y catástrofes.

En los años 70 y 80 del pasado siglo, la Cruz Roja puso en marcha una red de puestos de primeros auxilios en las carreteras provinciales. Fue una respuesta ante la mejora en las comunicaciones y el aumento del parque automovilístico, con el consiguiente incremento de los accidentes de tráfico que requerían de una respuesta rápida.

Se constituyeron las asambleas locales de Cruz Roja y se dotó de puestos de socorro y ambulancias a 20 localidades en una época en que el transporte sanitario urgente no tenía el actual nivel de desarrollo y eficacia.

En la década de los 90, Cruz Roja afronta su modernización y adaptación a los nuevos retos que planteaba la sociedad española. Cuenta en la actualidad con 7.600 turolenses asociados y sus aportaciones económicas permiten el desarrollo de muchas de las actividades y proyectos que se desarrollan en la provincia.

En ellos participan de forma activa 1.300 voluntarios que dedican parte de su tiempo a colaborar con Cruz Roja y con las personas a las que se atiende mediante un amplio abanico de programas de actuación: plan de intervención social, de empleo, de juventud o plan de salud y socorros.

Originally posted here: La DPT concede la Cruz de San Jorge a José María Pascual y a Cruz Roja

A %d blogueros les gusta esto: