Ibiza y Mallorca endurecen la legislación contra el turismo de «sexo, alcohol y drogas»

Los veraneantes también se enfrentan a multas de hasta 1.500 euros por beber en la calle.