admin 16/12/2015

EUROPA PRESS

El obispo de la diócesis de Teruel y Albarracín, Carlos Escribano, ha abierto la puerta santa de la catedral de esta capital para dar inicio a la celebración del Año Santo de la Misericordia.

El obispo de la diócesis de Teruel y Albarracín, Carlos Escribano, ha abierto la puerta santa de la catedral de esta capital para dar inicio a la celebración del Año Santo de la Misericordia.

El obispo de Teruel abre el Año Santo de la MisericordiaAmpliar foto

La puerta, construida para esta celebración, ya que el templo solamente dispone de dos puertas que siempre están abiertas, es un tabique situado al fondo de la nave central en un muro de yeso y da paso a un pequeño recorrido tras el coro.

Monseñor Escribano ha golpeado varias veces la puerta con un pequeño mazo de madera y ha empujado las dos hojas y ha dejado pasar delante a varias personas, una religiosa, enfermos y una familia joven con hijos.

Tras la celebración de este rito, que se hizo en Roma la pasada semana, se celebra en todas las diócesis españolas con la lectura de la Bula por la que el Papa Francisco convoca este Jubileo.

El obispo, rodeado de buena parte de los sacerdotes de la diócesis ha oficiado una misa cantada en el altar mayor del templo a la que han asistido centenares de personas.

El aforo del templo estaba totalmente ocupado, tanto en la nave central como en las capillas laterales y se han dispuesto además sillas en las dos naves laterales. A pesar de ello muchas personas han tenido que seguir la ceremonia de pie.

Para facilitar el seguimiento del acto religioso por los asistentes se han colocado pantallas por las que se han retransmitido en directo toda la ceremonia.

A %d blogueros les gusta esto: