admin 05/07/2015

EFE

Incendio en la sierra de Luna

El incendio forestal que ha afectado a la sierra de Luna en la comarca aragonesa de las Cinco Villas ha arrasado unas 7.800 hectáreas de un perímetro que ha abarcado ya las 14.000, aunque la labor de los medios aéreos ha permitido el control por zonas del fuego.

Así lo ha explicado el consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, quien considera «fundamental» el «ataque aéreo», que está dando resultados «satisfactorios» en el frente norte del incendio, el más peligroso debido a la densidad de la masa arbolada y a la orografía, que impide entrar con medios terrestres.

En las labores de extinción han participado desde primeras horas de este domingo unas 500 personas y 26 medios aéreos tanto del Gobierno de Aragón como de la Comunidad valenciana y de Madrid, y también se han solicitado refuerzos a Navarra y Cataluña, ha informado Lobón.

En las labores de extinción también trabajan ocho cuadrillas helitransportadas, 13 terrestres, 27 agentes de protección de la naturaleza, tres Brigadas de Rápida Intervención Forestal (BRIF) que trabajan con nueve autobombas y cuatro máquinas pesadas.

Los trabajos a lo largo de la noche se han centrado en la protección de los cascos urbanos afectados por la cercanía del fuego y en la contención del perímetro del incendio, labores que han continuado esta mañana, sobre todo con los medios aéreos desplegados.

El consejero ha reconocido la dificultad para poder dar por controlado este domingo el incendio aunque sí que ha afirmado que «se va controlando por zonas«.

Desalojo de municipios

El incendio se declaró a las 16:30 horas de este sábado y debido a las altas temperaturas y al viento del sureste se propagó con gran rapidez, lo que obligó a desalojar los municipios de Orés, Asín, Faradués y la pedanía de Malpica de Arbas y a última hora de Biota, localidad que se vio rodeada por el fuego, lo que afectó en total a unas 1.500 personas y a los 26 residentes de dos geriátricos.

La mayoría se desplazaron por sus propios medios y el resto en dos autobuses o con la ayuda de vecinos y voluntarios de Cruz Roja, organización que se encargó del traslado de 40 personas de movilidad reducida al albergue y al recinto ferial de Ejea, localidad que junto con Luesia y Sádaba acogieron a los desplazados.

El alcalde de Sádaba, Santos Navarro, ha optado junto a otros vecinos por pasar la noche charlando, tomando café y haciendo compañía a quienes no han querido hacer uso de las instalaciones, y en Luesia sus habitantes y establecimientos hosteleros han ayudado «con lo que han podido», según han explicado fuentes del restaurante El Canguro.

Los vecinos de Biota y Faradués han comenzado a regresar a sus municipios a primera hora de la mañana de este domingo y también lo han hecho los de Asín.

Go here to read the rest: El incendio de Zaragoza arrasa casi 8.000 hectáreas y se controla por zonas

A %d blogueros les gusta esto: