admin 23/03/2015

EUROPA PRESS

El Gobierno de Aragón, a través de un contrato suscrito con Telefónica, llevará la banda ancha de nueva generación de Internet a 348 localidades que no tienen acceso a ella, y a 351 centros educativos.

El Gobierno de Aragón, a través de un contrato suscrito con Telefónica, llevará la banda ancha de nueva generación de Internet a 348 localidades que no tienen acceso a ella, y a 351 centros educativos.

El contrato de banda ancha de nueva generación, que ha desarrollado el Ejecutivo autonómico durante los últimos meses para realizar esta iniciativa, tiene como objetivo ofrecer Internet de alta velocidad a todos los ciudadanos, independientemente de su lugar de residencia, antes de lo que estipulan los objetivos de la Unión Europea para los próximos años.

A la presentación de esta iniciativa han asistido la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi; el consejero de Industria e Innovación, Arturo Aliaga; el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, y el director de Telefónica en Aragón, Federico Tartón.

El proceso que ha llevado a la firma de este contrato empezó hace dos años, cuando el Ejecutivo autonómico decidió materializar el compromiso adquirido por Rudi al inicio de la legislatura de llevar la banda ancha a las localidades aragonesas con poca población.

A través de esta iniciativa de colaboración público-privada, Telefónica España, empresa adjudicataria, desplegará, explotará, mantendrá y comercializará una red de acceso y transporte de comunicaciones electrónicas con carácter de operador mayorista.

Telefónica será la que permita a operadores minoristas la prestación de servicios de banda ancha superior a 30 megabits por segundo (Mbps) en las zonas de Aragón objeto de actuación y de conexión de Internet a 50 Mbps como operador minorista en determinados centros educativos de la Comunidad autónoma.

Entre los beneficiarios de este proyecto se encuentran ayuntamientos y comarcas, centros educativos y empresas del sector. La puesta en marcha del contrato, que se adjudicaba el pasado mes de febrero por un importe de 36.460.930 euros IVA incluido, va a dotar de cobertura de al menos 30 Mbps a 348 núcleos de población que suman 97.371 habitantes y están ubicados en las denominadas zonas blancas, que no existe infraestructura de banda ancha para garantizar redes de alta velocidad —30 Mbps o más— y en las que no es previsible que ningún inversor privado la construya en un plazo de 3 años.

En los grandes núcleos urbanos este servicio ya está disponible y se entiende que no es allí donde hay que centrar los esfuerzos. El proyecto incluye además la prestación del servicio de banda ancha de 50 Mbps a 351 centros educativos.

El hecho de llegar a ellos tendrá un efecto multiplicador sobre las zonas objeto de actuación, porque 137 de estos centros educativos están ubicados en localidades distintas a las 348 donde se va a desplegar la red, así que al acercarles el servicio se va a promover el despliegue de la banda ancha en sus municipios.

Este proyecto de banda ancha es cofinanciable con fondos FEDER y ha conllevado numerosos trámites de consultas, que han llevado esta iniciativa ante instancias como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Ministerio de Industria, Energía y Turismo, Dirección General de la Competencia de la Comisión Europea e Intervención General del Estado.

El plan de despliegue de la red mayorista contempla empezar a trabajar el próximo 15 de abril para tener a 89 localidades de las 348 con servicio a lo largo de este año (el 25 por ciento), 214 en 2016 (el 61 por ciento), 318 en 2017 (el 91 por ciento) y las 348 en 2018 (el cien por cien del despliegue).

A la mayor parte de las localidades se llegará con fibra óptica de extremo a extremo. En cuanto a los centros educativos y con la misma fecha de comienzo está previsto llegar a 137 de los 351 en 2015 (39 por ciento), a 245 en 2016 (69 por ciento) y al cien por cien a lo largo del año 2017 (los 351).

Para facilitar el despliegue de los servicios de banda ancha se podrá aprovechar la Red de Infraestructuras de Telecomunicaciones ya construida y titularidad del Gobierno de Aragón, que se pondrá a disposición del adjudicatario del contrato en régimen de coubicación (housing), si bien el Ejecutivo seguirá explotando esta red para los servicios que necesite.

El operador, además de contar con su red y con la del Gobierno de Aragón, deberá financiar las nuevas inversiones requeridas en infraestructuras y equipamientos. Una vez construidas asumirá su mantenimiento y conservación durante la duración del contrato.

Cuando acabe, la Administración recuperará tanto la red que haya puesto a disposición del operador como la infraestructura pasiva (obra civil y canalizaciones) que se haya hecho en todo este tiempo.

«abanderado de la conectividad»

El presidente de Telefónica en España, Luis Miguel Gilpérez, ha destacado que la compañía aspira a que el país sea «abanderado de la conectividad, de las comunicaciones».

Ha incidido que este proyecto adelante la agenda digital de conectividad que ha marcado Europa, con el objetivo de que en los países no haya brecha digital, y ha aseverado que «no podemos crear una España a dos velocidades» en conectividad.

Gilpérez ha aclarado que, con este proyecto, «Aragón va a ser la mayor región de desarrollo digital de España», algo que ha considerado que dará un impulso al PIB —Producto Interior Bruto— de la región.

Así, ha recordado que Telefónica genera más de 400 empleos directos con la instalación de redes, y que este proyecto va a suponer 220 más.

INFRAESTRUCTURAS

La presidenta del Gobierno aragonés, Luisa Fernanda Rudi, ha asegurado que el contrato suscrito entre el Gobierno de Aragón y Telefónica de España supone un «hito» en el proceso para dotar de infraestructuras a la Comunidad.

«Una relevancia acorde con la importancia de los objetivos marcados: propiciar la ordenación territorial y el desarrollo social y económico, dar un salto cualitativo en las infraestructuras de comunicaciones, así como mejorar nuestro sistema educativo. Aragón se prepara así para los retos de la sociedad de la información», ha relatado.

Rudi ha insistido en que este despliegue «va a ayudar a tener una mejor ordenación del territorio» con «un extraordinario valor añadido a la economía», dado que, ha opinado, este proceso «resulta imprescindible para un futuro de prosperidad».

La presidenta de Aragón ha apostillado que este plan permitirá cerrar la «brecha digital» en la Comunidad autónoma y a las empresas competir en la economía global.

Una infraestructura basada en la fibra óptica

El consejero de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha detallado la parte técnica del proyecto. La solución general adoptada está basada en fibra óptica y puntualmente, donde las dificultades del terreno no lo permitan (menos del 5 por ciento del trazado total), se usarán como recurso equipamientos de radioenlace IP.

Se trata de establecer una red mallada, con garantías de ancho de banda —500 Mbps de media en los puntos de interconexión de red—, plena disponibilidad, el 85 por ciento de los puntos de interconexión en el núcleo de las poblaciones y el 15 por ciento restante a menos de 1,5 kilómetros.

Queda garantizada la ausencia de límites de descarga de datos en los servicios minoristas de banda ancha de Internet. Además, al cien por cien de los centros educativos se llega con acometida de fibra óptica dedicada.

De ellos, 192 (el 55 por ciento) dispondrán de acceso a Internet de 100 Mbps simétricos con garantía del 10 por ciento del caudal y tecnología FTTH (Fiber To The Home).

Los otros 159 (45 por ciento) tendrán conexión de 50 Mbps simétricos con garantía del cien por cien del caudal y tecnología DIBA (Data Internet Banda Ancha).

La inversión del Gobierno de Aragón en esta red de transporte de fibra óptica garantiza los principios básicos de escalabilidad, perdurabilidad, rentabilidad y neutralidad tecnológica.

Read more: El Gobierno aragonés llevará la banda ancha de nueva generación de Internet a 348 localidades

A %d blogueros les gusta esto: