admin 24/02/2015

EUROPA PRESS

El consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, ha firmado esta tarde la activación del Plan Territorial de Protección Civil (PLATEAR) en fase de alerta, ante el aviso de nivel rojo por nieve en los Pirineos que ha emitido la Agencia Estatal de Meteorología, nivel naranja por vientos y aludes en la misma zona y por nieve en Cinco Villas, así como la previsión de aumento de caudales en los ríos de la margen derecha del Ebro y en el tramo medio en los próximos días.

El consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, ha firmado esta tarde la activación del Plan Territorial de Protección Civil (PLATEAR) en fase de alerta, ante el aviso de nivel rojo por nieve en los Pirineos que ha emitido la Agencia Estatal de Meteorología, nivel naranja por vientos y aludes en la misma zona y por nieve en Cinco Villas, así como la previsión de aumento de caudales en los ríos de la margen derecha del Ebro y en el tramo medio en los próximos días.

En rueda de prensa, el consejero ha explicado que es la primera vez que se activa el Plan Territorial de Protección Civil y ha remarcado que es «en fase de alerta, no de emergencia», porque «se dan condiciones que hacen aconsejable» tener «a punto» todos los medios para «prevenir» y mejorar la coordinación entre instituciones.

Así, ha detallado que se ha activado la alerta roja en el Pirineo oscense, «especialmente en la parte occidental», por nevadas. Se podrían llegar a acumular 40 centímetros de nieve, desde las 18.00 horas de este martes y hasta las 18.00 horas de este miércoles, 25 de febrero.

Además, permanecen activadas la alerta naranja por nieve en las Cinco Villas, con espesores de 8 y 10 centímetros, hasta las 20.00 horas de este miércoles; y por riesgo de aludes y viento en el Pirineo oscense.

A estas previsiones meteorológicas, se suma la previsión realizada por la Confederación Hidrográfica del Ebro, que espera crecidas en los caudales de los ríos de la margen izquierda del Ebro y en el tramo medio durante los próximos días, con especial incidencia en el inicio del próximo fin de semana.

Según los datos que maneja la Agencia Estatal de Meteorología, se esperan nevadas durante esta noche y la jornada de este miércoles, así como lluvias, que dejarán hasta 100 litros en 72 horas y acumulaciones de nieve de unos 40 centímetros. Esas precipitaciones, unidas al deshielo, podrían provocar las crecidas en los ríos de la cuenca del Ebro.

Antonio Suárez ha insistido en que con la activación de este plan se pretende «profundizar» en la coordinación con otras administraciones y el Ejecutivo aragonés ya ha contactado con la Delegación del Gobierno, con las comarcas y los municipios afectados.

«No hay que alarmarse, pero hay que tomar las medidas para prevenir y tener todo puesto a punto» en caso de que sea necesario intervenir en algún momento, ha manifestado, para comentar que este miércoles, a las 9.30 horas, mantendrán una reunión para analizar la situación en la Comunidad.

Consejos a los ciudadanos

El Ejecutivo aragonés recomienda a los ciudadanos, ante la ola de frío y nieve, que adopte precauciones como llevar ropa y calzado adecuado para las bajas temperaturas, evitar prendas ajustadas para que el aire circule entre la piel y la ropa actuando como aislante, ponerse varias prendas de ropa ligera y cálida mejor que una sola de un único tejido; protegerse el rostro y la cabeza para evitar la entrada de aire frío en los pulmones; y no realizar ejercicios físicos excesivos, dado que el frío no es bueno para la circulación sanguínea.

Para las familias, se aconseja tener una reserva de la medicación que se necesite; alejar a los niños de estufas y braseros y, en caso de personas de edad avanzada y enfermos de corazón, no es conveniente salir a la calle porque el frío ejerce sobre el corazón una tensión extra y existe el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

En casa, se deben revisar los tejados y bajadas de agua, los cierres de las ventanas y las puertas en contacto con el exterior; tener a mano velas, linternas con pilas de repuesto, estufa y cocina de camping; desconectar todos los aparatos eléctricos que no sean necesarios; procurar que las estufas de carbón, eléctricas y de gas estén alejadas de visillos y cortinas y evitar la intoxicación producida por braseros de carbón picón o estufas de leña, carbón o gas en lugares cerrados sin renovación de aire.

VIAJES

Si es necesario desplazarse, se debe evitar el viaje en coche siempre que no sea imprescindible, utilizando si es posible el transporte público; si el viaje es inevitable es mejor no viajar solo y revisar el coche antes de salir; informarse de la situación meteorológica y del estado de las carreteras; evitar conducir de noche y, antes de salir, conocer donde se encuentran los lugares de refugio en la ruta que piense seguir (albergues, hoteles).

Se aconseja llevar en el coche una radio, pala, cuerda, una linterna, un teléfono móvil y ropa de abrigo, así como algún alimento rico en calorías (chocolate, frutos secos); y llevar el depósito de gasolina lleno, repostando cada 100 kilómetros aproximadamente.

Al volante, si el temporal sorprende dentro del coche, hay que permanecer en su interior y, si está en marcha y con la calefacción puesta, dejar una ventanilla entreabierta para renovar el aire, evitar quedarse dormido y poner un pañuelo en la antena para llamar la atención.

Hay que mantener limpio de nieve y desbloqueado el tubo de escape para evitar que los humos entren al coche y, si hay nieve dura o hielo, poner las cadenas y conducir con marchas cortas y sin cambiar bruscamente de dirección; no pisar el freno al rodar sobre un tramo helado, dado que es preferible que el coche cruce el tramo por sí mismo.

Viento fuerte

En caso de viento fuerte, se recomienda revisar los anclajes de los elementos fijados en el exterior de edificios; asegurar los elementos que estén en el exterior, ventanas y puertas; no circular debajo de anuncios publicitarios o andamios ni en zonas con presencia de escombros; no protegerse del viento en zonas próximas a muros, tapias o árboles, ni hacer fuego en campo abierto o vertederos.

En la carretera, se pide extremar la precaución, asegurando las manos sobre el volante y evitar la conducción de turismos con caravana, por su escasa estabilidad.

En caso de lluvias e inundaciones, hay que prestar atención a las predicciones meteorológicas, localizar los puntos más altos de la zona y dirigirse a esos lugares en caso de posible riada; y alejarse de cauces de barrancos, ramblas, torrentes y puentes.

En un edificio, en estos casos es necesario cerrar bien los agujeros de puertas, ventanas y salidas de ventilación; colocar los documentos importantes, objetos valiosos, alimentos y agua potable, así como los animales domésticos, en puntos elevados y los productos peligrosos en lugares protegidos; desconectar el interruptor general de la luz y no bajar a los subterráneos, ni permanecer en sitios bajos.

En un vehículo, se pide no estacionar a la orilla de ríos o en cauces de barrancos, ramblas, torrentes y sus puentes ni cerca de ellos; no cruzar nunca con un vehículo vados que salvan barrancos u otros tramos de carretera si están inundados, dado que la fuerza del agua podría arrastrar el turismo; circular por rutas principales y autopistas y aminorar la velocidad ante fuertes lluvias y, si hay problemas de visibilidad, detenerse en el arcén señalizando la situación.

See the original post: El Gobierno aragonés activa el Plan Territorial de Protección Civil en fase de alerta

A %d blogueros les gusta esto: