admin 12/08/2014

EUROPA PRESS

El equipo completo de ‘Bendita Calamidad’ se ha reunido en la capital aragonesa para continuar con el rodaje de la película con la incorporación del actor Luis Varela, que ha sustituido a a Álex Angulo, que falleció el pasado 20 de julio en un accidente de tráfico.

El equipo completo de ‘Bendita Calamidad’ se ha reunido en la capital aragonesa para continuar con el rodaje de la película con la incorporación del actor Luis Varela, que ha sustituido a a Álex Angulo, que falleció el pasado 20 de julio en un accidente de tráfico.

Zaragoza ha sido la ciudad elegida para grabar algunas de las escenas de la cinta de Gaizka Urresti, que se rueda desde hace más de tres semanas en Taraona y el Moncayo.

‘Bendita Calamidad’, que está previsto que llegue a los cines en 2015, está basada en la novela homónima de Miguel Mena y gira en torno a dos hermanos en graves apuros económicos que, espoleados por un abogado sin escrúpulos, intentan el secuestro exprés de un rico constructor durante la fiesta del Cipotegato, pero por un error acaban llevándose al obispo de Tarazona, con el que huirán por el Moncayo.

El director de la película ha explicado que «el final de la historia transcurre en el interior de la Catedral de Tarazona, que lleva más de 20 años en obras en la novela», sin embargo, las obras del templo «ya están casi terminadas» y además, «está bastante bonita».

Por ello, Urresti ha indicado que «no queríamos pedir al pueblo que la pusiera de nuevo en obras», lo que ha llevado a que se eligiera la Iglesia de San Pablo, que está actualmente en reformas, para rodar las últimas escenas de la película.

Durante los tres días que el equipo estará en la ciudad se realizarán otras escenas, como «una secuencia que se ambienta en una comisaría de policía», para lo que se trasladarán hasta «un centro de negocios» de la ciudad, ha explicado el director.

Además, debido a la muerte de Álex Angulo, uno de los actores protagonistas, algunas secuencias «hay que repetirlas», ha añadido Urresti y, para ello, se ha incorporado al equipo artístico Luis Varela.

El actor, quien interpretará al obispo de Tarazona, ha relatado que a pesar de que «me ha cogido todo por sorpresa» y «ha sido muy deprisa», el proyecto «me gusta mucho» y, con «guión en mano, ya voy cogiendo al personaje».

Varela ha dicho que estos días de rodaje están siendo más fáciles, gracias a «todos estos compañeros, que son unos fenómenos» y a los que «nunca me cansaré de agradecerles todo lo que me están ayudando», y a que «la sotana ya me la había puesto varias veces», sobre todo con motivo de la serie ‘Los cipreses creen en Dios’. Ha agregado que ha venido muchas veces a trabajar al Teatro Principal de Zaragoza.

Los secuestradores

Los hermanos Anselmo y Ricardo, los secuestradores del obispo de Tarazona, personajes a los que dan vida Jorge Asín y Nacho Rubio, respectivamente, han dicho que «nos lo estamos pasando en grande».

Asín ha comentado que Ricardo es «el emprendedor y con iniciativa, que acaba arrastrando a su hermano en las embarcadas en las que se meten». En cambio Anselmo «es un chavalín que ha crecido a la sombra de su hermano pequeño», que no tiene «ningún tipo de criterio», lo que «le lleva a uno y mil desastres».

Ambos actores aragoneses han expresado que esperan que este trabajo esperan que «sea un primer paso» para que se continúen grabando «proyectos como este en esta comunidad, especialmente gracias a los apoyos y las subvenciones que se pueden recibir».

EL ‘

Corrupto medio

Otro de los actores de la película es Carlos Sobera. «Interpreto a un español de corrupción media», es decir, «soy el tipejo constructor-empresario-múltiple, un corruptor medio», que «hace sus cositas y al que le gusta ser dueño y señor». Como ha comentado Sobera, entre risas, «un corrupto tendría que tener al lado un par de tipos duros de verdad», pero él tiene «a estos dos», refiriéndose a Gorka Aguinagalde y Juan Anillo.

Aguinagalde y Anillo han referido que, «los hermanos nos deben un dinerito de un trabajo que les hemos hecho», por lo que «les amenazamos» y «esto lleva a secuestren al obispo para pagarnos como sea».

Todos los actores han coincidido en el buen ambiente que se respira en la película. El director ha añadido que «en este caso se da la circunstancia de que nos reímos mucho durante el rodaje, pero también antes y después de hacer la secuencias».

Cuando finalice el rodaje en la capital aragonesa, el equipo volverá a Tarazona para grabar la «fiesta del Cipotegato», o por lo menos una recreación, lo que implicará que este año «se haga dos veces» y para lo que «haremos un llamamiento y buscaremos el apoyo de la gente», ha subrayado Urresti.

Read the original here: El equipo completo de ‘Bendita calamidad’ rueda en la Iglesia de San Pablo

A %d blogueros les gusta esto: