admin 19/04/2015

EUROPA PRESS

Fernando Peña defiende que en el nuevo Consejo de la Juventud «estarán representados todos los sectores»

El director del Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ), Fernando Peña, ha subrayado que el empleo y la adquisición de habilidades son los principales retos a los que se enfrentan los jóvenes en la actualidad.

«Ahora mismo seguimos teniendo un elevado porcentaje de desempleo juvenil», si bien «también es cierto, aunque no es consuelo, que en Aragón andamos varios puntos por debajo de la media», ha comentado, al defender que las políticas de juventud son «transversales», pero desde el IAJ «no podemos invadir las competencias de otros organismos públicos», en este caso del Instituto Aragonés de Empleo «con quien mantenemos una cooperación muy estrecha en nuestros programas de empleo y autoempleo».

Asimismo, ha observado que «si hay otro reto importante al que nos enfrentamos es la adquisición de habilidades, la educación no formal, de la que se encarga el IAJ como hecho diferencial».

Ha remarcado la necesidad de que los jóvenes adquieran «habilidades para la vida», entre ellas saber hablar en público, afrontar la toma de decisiones, trabajar en equipo o tener tolerancia a la frustración. Todo ello «se trabaja en el proyecto educativo del IAJ y todas las actividades están impregnadas de este objetivo».

Sobre la nueva Ley de Juventud de Aragón, aprobada el pasado mes de marzo, Peña ha comentado que es un texto «continuista» con la anterior norma, pero que incluye «profundas modificaciones» con respecto a 2007.

En declaraciones a Europa Press ha explicado que con esta ley «hemos querido recoger una flexibilidad suficiente en los márgenes que determinan cuándo una persona es joven o no». Se establece que es entre los 14 y 30 años «pero a través de una resolución del director del IAJ se puede ampliar para determinados colectivos o actividades esos márgenes», como en el caso de personas con discapacidad, para iniciativas relacionadas con el empleo y emprendimiento o en el caso de las actividades de verano.

Cuatro decretos

La norma también pone «en una posición muy relevante el concepto de educación no formal, la que se adquiere a través de la relación entre iguales» con este tipo de iniciativas que permiten desarrollar «habilidades para la vida» y el empleo juvenil es otro de los factores en los que incide esta ley que recoge «la necesidad de desarrollar programas completos en materia de empleo y empleabilidad», vinculados al concepto de emancipación.

La norma se desarrollará con cuatro decretos «necesarios». Uno sobre actividades juveniles de tiempo libre que «está en fase de revisión por parte de los servicios jurídicos»; otro sobre las escuelas de tiempo libre, que suponen «un nicho de mercado» ya que, según los datos del INAEM, las contrataciones juveniles en actividades de tiempo libre son de 12.000 contratos al año y «entre el 30 y el 35 por ciento son a tiempo completo, es empleo de calidad».

En tercer lugar, «es necesario desarrollar un decreto de instalaciones juveniles» y, por último, un cuarto decreto que desarrolle el reglamento de la ley.

Otra de las novedades de la norma es el régimen de inspección y sanciones que estaba «muy limitado por las obligaciones pecuniarias». Se ha apostado por «darle un matiz más preventivo ante las infracciones» y, en caso de que se cometan, «hemos cambiado las obligaciones de pago» por otras sanciones, como no poder participar en determinadas actividades o durante cierto tiempo.

Consejo aragonés de la juventud

Fernando Peña ha destacado que otro de los cambios se produce en la participación, con el nuevo Consejo Aragonés de la Juventud, un órgano consultivo «que quiere contar con las asociaciones juveniles, con las de discapacidad, con el medio rural a través de los técnicos de juventud de comarcas y ayuntamientos, con la Universidad de Zaragoza y con el Consejo Escolar, porque de esta manera entendemos que están representados todos los sectores de la juventud en Aragón».

El director del IAJ ha señalado que «se han dicho muchas cosas por parte de los grupos políticos» sobre este nuevo consejo, pero «no estoy de acuerdo con ninguna de ellas». El anterior Consejo de la Juventud en sus inicios hace 30 años «funcionó muy bien, pero en los últimos estaba claro que no tenía ningún resultado».

De hecho, en su última etapa «la permanente estaba compuesta únicamente por las entidades que se votaron a sí mismas, no había ningún tipo de interés por parte de las asociaciones juveniles por participar en este consejo» y, además, realizaron una gestión «francamente negligente», al dejar «una deuda de 200.000 euros sin cubrir».

«es partidista e interesado»

Con respecto a la participación de los jóvenes, ha evidenciado que «hoy realmente participa quien quiere en la sociedad» y es una posibilidad que se ofrece «no solo a través del asociacionismo juvenil y el voluntariado», sino que hay otros medios. El hecho de querer circunscribir la participación juvenil a la existencia del Consejo de la Juventud es absolutamente partidista e interesado».

Ha recalcado que «en los últimos años este consejo no ha funcionado, nosotros tenemos otra manera de ver las cosas, otra metodología que puede funcionar bien y estamos en nuestro derecho de intentarlo», ha alegado.

Asimismo, ha rechazado las críticas de quienes afirman que el nuevo consejo no podrá optar a las ayudas europeas. «Esto es muy matizable, tenemos el plazo de un mes desde la aprobación de la ley para crear una gestora que desarrolle el reglamento interno del consejo para ponerlo en funcionamiento».

En todo caso, las asociaciones y el IAJ pueden solicitar las ayudas europeas, aunque «el instituto no viene solicitándolas porque hay un cupo por Comunidades y preferimos que las asociaciones las pidan» y los recursos «vayan a mano de las entidades juveniles» y de los jóvenes. «Si en el desarrollo de las funciones de este nuevo consejo se determina que hay actuaciones o programas que se deben poner en marcha, los financiaremos desde el instituto o con esas ayudas europeas».

En cuanto a la representación de los jóvenes en Europa, también está «absolutamente garantizada», ha aseverado, al tiempo que ha recordado que la financiación del instituto depende «en un 99,9 por ciento de los presupuestos del Gobierno de Aragón», pero «hay un concepto bastante equivocado» en esta materia.

Ha precisado que uno de sus servicios, el carné joven, «tiene un 70 por ciento de financiación pública y aproximadamente un 30 por ciento de privada», que tradicionalmente aporta Ibercaja desde hace 25 años y su colaboración «permite extender un poco más las actividades y capacidades del programa», «pero es una aportación nimia» con respecto al presupuesto global del IAJ.

88,87%

Del plan estratégico cumplido

Fernando Peña ha apostado por que en los próximos años el IAJ mantenga su línea de servicios e impulse las políticas de juventud. Ha detallado que en el inicio de la legislatura se estableció un plan estratégico con 40 medidas y se ha cumplido «el 88,87 por ciento».

Entre las cuestiones que han quedado pendientes, la informatización de los servicios del IAJ en una única red o la búsqueda de nuevas zonas para desarrollar acampadas, dado que se ha priorizado potenciar la seguridad de las ya existentes.

Ha detallado que el pasado año se batió el récord «absoluto» de participantes en las actividades de verano, con más de 30.000 personas», y ya se ha licitado la supervisión de actos para este 2015, por lo que «llegaremos al cien por cien de actividades notificadas». Se impulsará una simplificación administrativa que beneficiará a las entidades organizadoras a partir de 2016.

Read the rest here: El director del IAJ subraya que el empleo y la adquisición de habilidades son los principales retos para los jóvenes

A %d blogueros les gusta esto: