admin 04/06/2018

EUROPA PRESS

  • El Comité Autonómico de Emergencias de Aragón dedicará medio millón de euros a tres destinos que sufren crisis humanitarias. En concreto, las ayudas irán a Sahel, a la población palestina más vulnerable y los desplazados y refugiados sirios.

Este Comité, formado por el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Zaragoza, la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) y la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS), se reunió la semana pasada para coordinar el envío de las ayudas a países que sufren emergencias humanitarias. Este año, la convocatoria cuenta con una partida de 538.290 euros, de los que el Consistorio de la capital aragonesa financia 228.110, el Ejecutivo autonómico 200.000 y la institución provincial 100.000.

Estas ayudas han sido presentadas este lunes en rueda de prensa por la presidenta de la FAS, Ceren Gergeroglu; el director general de Participación Ciudadana, Transparencia, Cooperación y Voluntariado del Gobierno de Aragón, Raúl Oliván; la vicealcaldesa de Zaragoza, Luisa Broto, y la diputada delegada de proyectos de solidaridad internacional de DPZ, Marta Abengoechea.

La presidenta de la FAS, Ceren Gergeroglu, ha destacado la importancia de este Comité Autonómico de Emergencias que nació en el año 2007 con el objetivo de coordinar e informar sobre las actuaciones de las instituciones aragoneses ante las emergencias surgidas.

El director general de Participación Ciudadana, Transparencia, Cooperación y Voluntariado del Gobierno de Aragón, Raúl Oliván, ha subrayado que es "una buenísima noticia" que se canalicen las ayudas "de manera coordinada" entre las instituciones. Asimismo, ha afirmado que el Ejecutivo autonómico quiere colocar la cooperación "en el centro de la agenda política".

"La cooperación al desarrollo es de las más valiosas inversiones que hacemos a largo plazo en la humanidad, y las ayudas a las emergencia son las ayudas a corto plazo más urgentes y necesarias de las personas", ha dicho. Ha agregado que los aragoneses deberían estar "muy orgullosos" de toda la inversión que se realiza en estos proyectos.

POR ENCIMA DE DIFERENCIAS POLÍTICAS

La vicealcaldesa de Zaragoza, Luisa Broto, ha mencionado que "independientemente de las diferencias políticas" por encima están los derechos humanos. "Hoy estamos poniendo encima de la mesa que en la Comunidad Autónoma tenemos una voluntad de ser comunidad acogedora, solidaria y que queremos apoyar en origen", ha afirmado.

Ha asegurado estar "muy orgullosa" de ese "mandato ciudadano" de ayudar a la cooperación al desarrollo que se ha trasferido en "un 0,47 por ciento de presupuesto municipal" que se destina a este ámbito y que confía en que llegue al 0,5 al final del mandato. En concreto, 3.516.400 euros que el Ayuntamiento pretende incrementar.

La diputada delegada de proyectos de solidaridad internacional de DPZ, Marta Abengoechea, ha remarcado que es necesario que haya un buen clima de trabajo entre Administraciones en este ámbito, "como está ocurriendo en esta legislatura". Ha incidido en que el trabajo que se realiza desde la FAS es "fundamental".

Ha relatado que cuando llegó a esta delegación de la DPZ se componía "de restos que se iban cogiendo de otras partidas", algo que "no puede ser" ya que "hay que darle una entidad a la cooperación al desarrollo y la relevancia que tiene". Ha sostenido que es "vergonzoso" que "en pleno siglo XXI" se sigan teniendo emergencias por la "incapacidad" de las personas de organizarse "como especie" de manera que todos puedan tener "una vida digna".

En total, la DPZ destina 953.000 euros a la cooperación al desarrollo, lo que supone un 0,63 por ciento del presupuesto de este año y la sitúa a las puertas de cumplir el objetivo mínimo del 0,7 por ciento que establece la ONU.

CRISIS ALIMENTARIA EN SAHEL

La crisis alimentaria en el Sahel, debido a la extrema sequía que está afectando a las producciones agrícolas y ganaderas, es uno de los destinos de las ayudas del Comité. El objetivo es mejorar la situación nutricional de niños menores de 5 años en campos de refugiados sudaneses en Chad; alimentar a familias desplazadas internas y refugiadas en la Región de Diffa (Níger) y apoyar la alimentación en cantinas escolares en Matam (Senegal).

Según el informe mundial presentado en marzo por la Unión Europea, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos, unos 124 millones de personas en 51 países se vieron afectadas por la inseguridad alimentaria aguda en 2017, lo que supone 11 millones más que en 2016.

Los desastres climáticos, sobre todo la sequía, fueron factores importantes en el origen de crisis alimentarias en 23 países, dos tercios de ellos en África, y fueron responsables de la inseguridad alimentaria aguda de unos 39 millones de personas. El informe advierte que el impacto del clima seco extremo en la producción agrícola y ganadera podría impulsar la inseguridad alimentaria en las áreas pastoriles de Somalia, sureste de Etiopía y el este de Kenia, además de en África occidental y países del Sahel como Senegal, Chad, Níger, Mali, Mauritania y Burkina Faso.

Las entidades que trabajarán en esta zona de África gracias a las subvenciones del Comité serán: ACNUR, para mejora de la situación nutricional menores de cinco años; Acción contra el hambre, con un programa de apoyo a cantinas escolares, y Asamblea de Cooperación por la Paz, con el fin de contribuir a disminuir la crisis de hambruna y vulneración derechos humanos.

FRANJA DE GAZA

Asimismo, se contribuirá a la seguridad alimentaria de la población palestina en la Franja de Gaza, a través de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), y a la atención sanitaria urgente en la Franja de Gaza y Cisjordania de las personas afectadas en la Gran marcha del retorno mediante un proyecto de Cruz Roja.

La drástica reducción de los fondos aportados por EE.UU. a la UNRWA ha debilitado gravemente su capacidad para responder a su mandato para atender las necesidades básicas de la población refugiada palestina -más de cinco millones de personas en Gaza, Cisjordania, Siria, Jordania y Líbano-.

En Gaza, el bloqueo impuesto por Israel hace escasear bienes de primera necesidad como alimentos y medicinas. Además, se ha agravado en las últimas semanas con decenas de víctimas mortales y miles de personas heridas, muchas de ellas por disparos de bala, consecuencia de la brutal represión aplicada por Israel a las manifestaciones de protesta.

Cruz Roja, para prestar atención sanitaria urgente a las personas afectadas en la Gran Marcha del Retorno, y UNRWA serán las entidades apoyadas desde Aragón en esta emergencia.

FAMILIAS SIRIAS

También se ayudará a cubrir necesidades básicas como alimentos, material higiénico o ropa de familias sirias e iraquíes desplazadas en el Líbano, y a apoyar el salvamento en el Mediterráneo.

Tras más de siete años de guerra, hay más de 13 millones de personas necesitadas de ayuda y casi la mitad de la población siria se ha visto desplazada. De hecho, hay 6,1 millones de desplazados internos y 5,3 millones de refugiados en la región. Además, alrededor de 6,5 millones de personas se encuentran en un estado de inseguridad alimentaria.

Las necesidades tanto de la población dentro de Siria como de los refugiados de la región, requieren ayuda urgente. Junto a ello, otros conflictos en la región y en África han motivado un importante flujo de personas desplazadas en busca de refugio en el Mediterráneo oriental necesitadas de ayuda.

ProActiva OpenArms que realiza salvamento marítimo en el Mediterráneo Central; Arapaz, que envía ayuda humanitaria a familias sirias desplazadas por la guerra en el Valle de la Bekaa y Proyde, que presta atención a familias sirias e iraquíes refugiadas en Rmeileh y Bourj Hammoud son las entidades seleccionadas por el Comité.

A %d blogueros les gusta esto: