admin 27/06/2015

EUROPA PRESS

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza ha difundido unas medidas preventivas para evitar los trastornos producidos por las altas temperaturas que se van a registrar estos días en la Comunidad de Aragón, entre las que se encuentra como prioritaria la reposición de líquidos.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza ha difundido unas medidas preventivas para evitar los trastornos producidos por las altas temperaturas que se van a registrar estos días en la Comunidad de Aragón, entre las que se encuentra como prioritaria la reposición de líquidos.

Tal y como han explicado, el ser humano dispone de distintos mecanismos para regular la temperatura corporal, conocidos como termorregulación. Cuando el clima alcanza temperaturas muy extremas, tanto por frío como por calor, el mecanismo termorregulador se ve superado y aparecen una serie de signos y síntomas característicos, especialmente en niños, ancianos y personas con alguna patología subyacente.

La gravedad de estos trastornos va desde los leves, como los calambres, el agotamiento y el síncope, hasta la forma más grave, que es el golpe de calor. Éste se caracteriza por la reducción o cese de la sudoración, cefalea, mareo, confusión, taquicardia, piel caliente y seca, inconsciencia y convulsiones.

Para evitarlo, han recomendado aumentar la ingesta de líquidos sin esperar a tener sed, con el objetivo de mantener una hidratación adecuada. Es útil ingerir soluciones isotónicas, es decir, soluciones de rehidratación oral. Además, hay que evitar bebidas alcohólicas, muy azucaradas o que contengan cafeína, ya que causan una mayor pérdida de líquidos corporales.

Otra de las recomendaciones es no tomar comidas muy copiosas. En este sentido, es aconsejable tomar abundantes frutas y verduras, teniendo especial cuidado en su manipulación y limpieza para evitar posibles trastornos digestivos que agravarían el problema.

Medicamentos y calor

Resulta de especial importancia evitar exponerse al sol en exceso, especialmente en las horas centrales del día, mientras que lo recomendado y permanecer en espacios ventilados o acondicionados.

En cuanto a la actividad física, es aconsejable reducirla y descansar con frecuencia a la sombra. Además, se utilizará ropa ligera y holgada, preferentemente de fibras naturales y de colores claros, sombrero, gafas y protectores solares para la piel, que protejan frente a los rayos ultravioleta del tipo A y B y con un factor de protección mínimo de 30.

Si se está en tratamiento con cierto tipo de fármacos, como algunos antidepresivos, antiparkinsonianos, antihistamínicos, hormonas tiroideas o digoxina, es aconsejable consultar al personal farmacéutico, ya que podrían agravar los procesos provocados por el calor.

Por otra parte, algunas enfermedades pueden causar deshidratación o influir en el centro termorregulador. En este sentido, enfermedades agudas como diarrea, infecciones o quemaduras cutáneas, y crónicas como hipertensión, enfermedades mentales u obesidad, también requieren unas precauciones especiales a la hora de prevenir el golpe de calor.

Original post: El Colegio de Farmacéuticos difunde medidas preventivas para evitar trastornos provocados por el calor

A %d blogueros les gusta esto: