admin 27/05/2015

EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Zaragoza ha realizado distintos trabajos para recuperar las riberas y mejorar la conectividad de los corredores verdes del Gállego y el Ebro en la zona de confluencia de ambos ríos. Estas obras de acondicionamiento, que han tenido un coste de 58.200 euros, se enmarcan dentro del proyecto europeo Zaragoza Life Natural de «Creación, gestión y promoción de la Infraestructura Verde de Zaragoza».

El Ayuntamiento de Zaragoza ha realizado distintos trabajos para recuperar las riberas y mejorar la conectividad de los corredores verdes del Gállego y el Ebro en la zona de confluencia de ambos ríos. Estas obras de acondicionamiento, que han tenido un coste de 58.200 euros, se enmarcan dentro del proyecto europeo Zaragoza Life Natural de «Creación, gestión y promoción de la Infraestructura Verde de Zaragoza».

Se han realizado dos actuaciones principales. La primera ha supuesto la adecuación de la ribera en la margen izquierda del Ebro, desde la desembocadura del río Gállego hasta el entorno del puente de la Z-40 (Cuarto Cinturón), un tramo muy degradado a casa de los vertidos industriales.

Se ha intervenido en un frente de 1.575 metros mejorando la transitabilidad del camino que circula con trazado paralelo al cauce del río y tratando adecuadamente los residuos industriales allí depositados.

Este ámbito ha sufrido una importante degradación desde que en la década de 1970 empezaran a depositarse en la zona vertidos industriales procedentes de una fundición. Esos residuos fueron conformando a lo largo de los años una mota, por lo que era necesario avanzar en la mejora del entorno recuperando su calidad paisajística pero manteniendo el desnivel existente para respetar la defensa artificial que han ido creando a lo largo de las décadas esos deshechos.

Los residuos, que habían permanecido prácticamente inalterados durante más de 40 años en la ribera del río Ebro, tenían un aspecto pétreo-metálico conservando la estructura del molde donde se enfriaron estas escorias.

El análisis químico de estos vertidos determinó que su composición no era perjudicial para el terreno, por lo que se optó por triturarlos in situ, y rellenar y recubrir la zona adecuadamente.

Senda en el soto

La otra gran intervención ha sido el desbroce parcial, respetando al máximo la vegetación, de una zona del soto situado junto a la desembocadura del Gállego que ha permitido crear una senda que une el sendero de la margen izquierda del Gállego con el camino de la margen izquierda del Ebro.

Este recorrido permite disfrutar de la belleza del soto de una forma nada invasiva, disfrutando de un entorno natural, casi salvaje, en las inmediaciones de la ciudad consolidada.

Esta actuación ha dado continuidad a los «Senderos del Gállego», que hasta ahora estaban parcialmente señalizados en el marco del Anillo Verde de Zaragoza. En ambos casos, tanto en la senda por el soto, como en el camino sobre la margen izquierda del Ebro, los recorridos han sido debidamente señalizados.

Reparaciones tras la riada

Además, en este mes de mayo también ha sido necesario llevar a cabo una reposición de tierras y zahorras en la mota de la margen izquierda del río Ebro en Movera que se vio afectada por las crecidas del Ebro ocurridas a finales de febrero y principios del pasado mes de marzo.

Se han realizado obras de reparación del camino, arcenes laterales y hundimientos, por un importe de 17.847 euros. Se han repuesto 969 toneladas de zahorras y 1.792 toneladas de tierras.

Read more here: El Ayuntamiento recupera las riberas de la desembocadura del Gállego y mejora su conexión con el Ebro

A %d blogueros les gusta esto: