admin 04/06/2015

EUROPA PRESS

El alcalde en funciones de Daroca, Miguel García, ha agradecido este jueves a la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) su apoyo y «esfuerzo» inversor durante los últimos cuatro años, al subrayar que sin su ayuda «sería imposible» desarrollar proyectos en la localidad zaragozana.

El alcalde en funciones de Daroca, Miguel García, ha agradecido este jueves a la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) su apoyo y «esfuerzo» inversor durante los últimos cuatro años, al subrayar que sin su ayuda «sería imposible» desarrollar proyectos en la localidad zaragozana.

Así lo ha afirmado García con motivo de la presencia de la corporación provincial, y del presidente en funciones de la DPZ, Luis María Beamonte, en el acto central de celebración del Corpus Christi en el municipio.

En declaraciones a los medios de comunicación, García ha remarcado que el Corpus es la festividad «más grande» en Daroca y ha recordado que la Diputación participa desde hace años en este día.

«Le agradecemos no solo este apoyo institucional y personal», sino también «todo el apoyo que hemos recibido» en los últimos cuatro años. Ha dado las gracias «al presidente por el esfuerzo inversor que se ha hecho en todos los municipios de la provincia, que es mucho», mediante los planes de gasto corriente y de inversión sin los que «sería imposible» ejecutar proyectos en los municipios zaragozanos.

Respecto a las fiestas del Corpus, Miguel García ha recordado que se celebran desde 1239 y los vecinos disfrutan de los actos «con muchas ganas y con mucha ilusión». Este año de nuevo se ha intentado «dar más cabida y participación» a los grupos recreacionistas y se ha narrado, a la salida de la procesión, la historia de los Sagrados Corporales, las curiosidades de este acto y las autoridades que han participado en el mismo.

Por su parte, el presidente en funciones de la DPZ, Luis María Beamonte, ha resaltado que esta celebración «es muy especial, entre otras cosas porque mi primer acto institucional como presidente de la Diputación tuvo lugar en Daroca», hace cuatro años y coincidiendo con esta festividad y «este va a ser también uno de los últimos actos institucionales, aunque queda alguno más en este mandato».

Procesión hasta la torreta

El día grande de las fiestas del Corpus ha comenzado con la eucaristía en la Basílica de Santa María de los Corporales, coincidiendo con el 125 aniversario del reconocimiento de este templo como basílica.

En la misa, que ha oficiado por primera vez el nuevo arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, ha actuado la Coral Darocense y, a su salida, la banda de música de la DPZ ha acompañado a los vecinos durante la procesión hasta la Torreta, donde se bendicen las formas.

Arropando a los vecinos, y a las niñas que este año celebran su primera comunión, han participado en esta tradición la corporación municipal y provincial, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, el fiscal superior de Aragón, José María Rivera, y el presidente de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Julio Arenere, entre otras autoridades.

Actos hasta el domingo

Daroca continuará sus fiestas hasta este domingo, día 7 de junio, con un programa que se inició el pasado sábado y que incluye casi 40 actos para todos los públicos. Este viernes tendrá lugar el tradicional concurso de Sopetas, un rodeo para mayores y actuará el grupo tributo Seven.

En la tarde del sábado se desarrollará la carrera de los autos locos por la Grajera, con 600 euros de premio para los ganadores, y luego la de ruejos y ruejillos por la calle Mayor, desde las 17.00 horas, mientras que el domingo, además de la misa solemne y la cena popular de despedida, se disputará un partido de pelota mano y los vecinos disfrutarán con los Mañólogos organizados por Entrepeñas.

Con este programa, Daroca conmemora la fiesta de los Sagrados Corporales, que recuerda cómo unas sagradas formas llegaron al municipio, tras una batalla en torno al año 1238 al sur de Valencia. El aviso de un ataque de los moros a las tropas cristianas coincidió con una misa, lo que llevó al sacerdote a esconder las formas sagradas dentro de unos corporales y en unos matorrales, y cuando las recogió, las hostias se habían marcado con sangre sobre la tela que las tapaba.

Como en la batalla luchaban soldados de distintos lugares, como Teruel, Daroca y Calatayud, y todos querían quedarse con los corporales, se acordó que éstos, colocados en una arquilla, se cargasen sobre una burra o mula que no había estado en tierras cristianas y se dejase al animal en libertad.

Al paso del animal, al parecer, ocurrieron varios milagros hasta que llegó a Daroca, municipio en el que se desplomó y se interpretó que era voluntad divina que los corporales quedasen en esta localidad.

Read the rest here: El alcalde de Daroca agradece a la DPZ su apoyo y "esfuerzo" inversor en los últimos cuatro años

A %d blogueros les gusta esto: