Dos guardiaciviles fuera de servicio salvan la vida de una bebé de un año que se estaba asfixiando en un restaurante de Teruel

Dos agentes de la Guardia Civil fuera de servicio -el Sargento Samuel y el agente Fernando- han salvado la vida de una bebé de apenas un año que se estaba asfixiando en un restaurante de Teruel.

Los hechos sucedieron el pasado domingo, 14 de enero, cuando estos dos agentes, pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Teruel, se encontraban comiendo con sus familiares en este establecimiento de la ciudad. De repente, los agentes observaron cómo entre dos mesas se empezó a concentrar un grupo de personas con alto grado de nerviosismo, ha informado la Benemérita.

En ese momento, cuando los agentes se acercaron, encontraron a una bebé en los brazos de un hombre que tenía evidentes síntomas externos de asfixia.

Los guardiaciviles se hicieron cargo de la bebé. La colocaron sobre el antebrazo en ángulo de 45 grados y boca abajo y comenzaron a golpearle la parte central de la espalda para ayudarla a expulsar el supuesto cuerpo extraño, pero no funcionó.

Acto seguido, al continuar sin respuesta y en estado inconsciente, optaron por el masaje cardiorrespiratorio seguido de la maniobra 'frente-mentón' específica para bebés, tras lo que consiguieron que poco después volviera a respirar y a recuperar la consciencia.

De manera inmediata, se desplazó hasta el lugar de los hechos personal médico en una UVI móvil y trasladaron a la niña hasta el hospital Obispo Polanco para una explotación más exhaustiva.