admin 21/03/2015

EUROPA PRESS

A pleno rendimiento, la planta podría generar 500 puestos de trabajo

La empresa auxiliar estadounidense de la automoción Cooper Standard va a instalar una planta de fabricación de elementos de sellado para automóviles en la localidad zaragozana de Tarazona. Esta factoría va a suponer una inversión de 6,7 millones de euros durante los próximos cinco años y la creación de hasta 500 puestos de trabajo, cuando el proyecto esté desarrollado en su totalidad.

Esta iniciativa ha sido presentado este viernes en la sede del Gobierno de Aragón por el consejero de Industria e Innovación, Arturo Aliaga; el alcalde de Tarazona, Luis María Beamonte; el presidente de Cooper Standard para Europa y Sudamérica, Fernando de Miguel, y el director de la nueva planta de sealing (sellado) de Tarazona, Ángel Sanz. En el acto también ha estado presente el director gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), Antonio Gasión.

La fábrica se ubicará sobre una superficie de 14.000 metros cuadrados y estará especializada, inicialmente, en las líneas de aislamiento y sellado de componentes para la automoción. De esta forma, la inversión de 6,7 millones en cinco años será en equipos productivos.

Las cifras de empleo podrían rondar los 50 trabajadores en 2015, cien en 2016, 200 en 2018 y 325 en 2020, hasta llegar a los 500 cuando las instalaciones se encuentren plenamente desarrolladas conforme el proyecto presentado.

Entre los perfiles que se buscan, la empresa ya ha manifestado la necesidad de la contratación de ingenieros, tres de ellos se incorporan ya en mayo, empezarán a trabajar desde la planta de Borja. Sin embargo, la formación de los empleados será en Francia.

Para el presidente de Cooper Standard para Europa y Sudamérica, Fernando de Miguel, una de las claves para iniciar este proyecto en la localidad de Tarazona es el conocimiento que tienen los trabajadores de la zona del sector, dado que ya han sido empleados de otras empresas de automoción.

La previsión de ventas anuales de la planta que ha realizado la compañía empieza en 2016, con entre 8 y 9 millones de euros, y con una progresión que llegaría hasta los 35 millones en 2020.

El director de la nueva planta de sealing de Tarazona, Ángel Sanz, ha expuesto que estas previsiones se han realzado con los proyectos de venta de productos que tiene concedidos la compañía y «con otro que esperamos conseguir en la próxima semana», del que no ha aportado detalles.

«En todo caso, seguimos trabajando en ofertas a otros productores de automóviles en España», ha aclarado. Además, ha precisado que «estamos negociando desde hace mucho con General Motors, de hecho, les servimos ya algunos productos». Ha especificado que los artículos de la factoría turiasonense serán competitivos para su venta dentro de España.

Situación estratégica

El director de la nueva planta de sealing (sellado) de Tarazona ha explicado que la decisión de ubicar el centro en Tarazona se debe, principalmente, a su situación estratégica.

Ha comentado que la factoría se localizará cerca de las principales plantas de automoción españolas, nueve de ellas se encuentran en un radio aproximado de 300 kilómetros.

En la toma de decisión también se han tenido en cuenta las condiciones para llevar a cabo las tareas de fabricación y distribución logística, la disponibilidad de empleo cualificado en la zona y la buena interlocución con las autoridades autonómicas y locales.

Respecto al punto en concreto en el que se establecerá la empresa dentro del municipio de Tarazona, todavía no se ha especificado, tampoco si lo hará en régimen de alquiler o construirán las instalaciones, algo que probablemente no será necesario dado la cantidad de instalaciones industriales que hay en la zona.

«ambición industrial»

El consejero de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha afirmado que la llegada de esta planta refuerza «mucho más» la «ambición industrial» de la Comunidad autónoma.

En este punto, ha recordado que el Ejecutivo autonómico considera «estratégico» el sector de la automoción en la competitividad de la región.

Ha subrayado que la compañía estadounidense «no se va a arrepentir» de la decisión de instalarse en la Comunidad autónoma, y ha confiado en que las expectativas de contratos laborales «se consoliden».

Tarazona «no va a fallar»

El alcalde de Tarazona, Luis María Beamonte, ha recalcado que la localidad zaragozana tiene «instalaciones, servicios y equipaciones» necesarios para acoger a esta empresa, por lo que «no le va a fallar».

Ha resaltado que la ciudad ha sufrido durante su historia diferentes «crisis industriales» que «nos han situado en momentos a veces de cierta dureza», pero Tarazona es una ciudad con «tradición industrial».

El también presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha recordado que hay «mucha gente» que lo está pasando «mal» y va a encontrar en la instalación de esta empresa «alegría y esperanza». Tarazona tiene 998 parados.

Beamonte ha relatado que, desde la Alcaldía, ha apostado por la diversificación del tejido productivo, de ahí el impulso del sector servicios. «Hoy ya podemos decir que Tarazona es una de las ciudades más visitadas de la Comunidad autónoma, tiene un gran patrimonio y riqueza arquitectónica».

OPERACIÓN

Los términos de la operación por la que la empresa se instalará en Tarazona han quedado recogidos en un protocolo que ha sido firmado este viernes por Arturo Aliaga, Luis María Beamonte y Fernando de Miguel.

Con sede central en Michigan (Estados Unidos) desde 1960, el grupo americano Cooper Standard tiene el 22 por ciento de cuota de mercado en el negocio de sellado.

La compañía tiene 97 centros productivos y diez de diseño en 20 países, con más de 27.000 empleados y unas cifras de ventas de ma*s de 3.000 millones de dólares en 2014.

Con cuatro líneas de producto —sellado, combustible y frenado, fluido y anti-vibración— concentra sus ventas en Norteamérica (52 por ciento), Europa (35 por ciento), Asia-Pacífico (8 por ciento) y Sudamérica (5 por ciento).

Por líneas de producto son los de sellado, con un 52 por ciento, los que concentran la mayor parte de sus ventas, seguidos de los de combustible y frenos (20 por ciento).

Su principal cliente es Ford (27 por ciento), pero sirven igualmente a otros grupos como General Motors (18 por ciento), FCA (15 por ciento), PSA (7 por ciento), Volkswagen (6 por ciento), Daimler (4 por ciento), Renault Nissan (4 por ciento), Tata (3 por ciento), Geely (2 por ciento) o BMW (2 por ciento).

BORJA

Cooper Standard tiene 24 centros productivos y técnicos en diez países de Europa, que serán 25 cuando la planta de Tarazona comience a producir. Será su segunda fábrica en Aragón, tras la que poseen en el polígono industrial Barbalanca de Borja, desde finales de 2014, cuando adquirieron las instalaciones de Cikautxo.

Con 9.600 metros cuadrados, la fábrica de Borja tiene 34 empleados y cerró 2014 con unas cifras de ventas de 5,5 millones de ruso. Produce sistemas para fluidos como manguitos y tubos de refrigeración y combustible.

Excerpt from: Cooper Standard se instalará en Tarazona con una inversión de 6,7 millones de euros en cinco años

A %d blogueros les gusta esto: