admin 14/11/2014

EUROPA PRESS

El consejero de Hacienda presenta un Presupuesto para 2015 «realista y prudente» con un gasto en su Departamento de 54,2 millones»

El consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, Javier Campoy, ha afirmado este viernes que la economía aragonesa «despega» y los servicios públicos son «de calidad», mientras que la oposición ha criticado la «propaganda» del Ejecutivo, exigiendo más gasto social.

Campoy ha presentado el proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2015, que ha calificado de «realista y prudente». Ha iniciado la ronda de comparecencia de consejeros ante la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública de las Cortes de Aragón.

Estas cuentas mantienen los «criterios de eficiencia y contención del gasto» que han caracterizado la gestión del Gobierno de Luisa Fernanda Rudi durante esta legislatura, ha asegurado Campoy, quien ha recalcado que el objetivo es «sacar el máximo partido a cada euro de dinero público».

El proyecto de ley se ha elaborado «desde el optimismo» que ofrece el «nuevo» contexto económico, pero también con «prudencia». Se inspira en una previsión de crecimiento del PIB del 2 por ciento y en la confianza en que en 2015 «se va a consolidar la recuperación económica y la creación de empleo».

El consejero ha destacado que el techo de gasto aumenta en 20 millones, situándose en 4.654,68 millones, los intereses de deuda se reducirán en 21,7 millones y se acometerá «una importante rebaja de impuestos» que beneficiará «a todos y cada uno de los aragoneses».

Los ingresos aumentarán, «no por casualidad, sino porque las previsiones nos dicen que se va a reactivar la economía y esa reactivación genera un círculo virtuoso». La solvencia financiera es «indiscutible» y que se podrán destinar más recursos a las ayudas sociales, las políticas de reactivación económica y la creación de empleo.

El titular de Hacienda ha defendido la rebaja del tramo autonómico del IRPF, la primera que se lleva a cabo, indicando que bajar impuestos aporta «fuerza» a la economía y estimula el consumo y el ahorro. Es una reforma fiscal «ambiciosa».

Esta reforma se basa en el convencimiento de que «los impuestos deben diseñarse de modo que alimentando los ingresos no supongan una extracción excesiva de la riqueza de la sociedad» y que reducirlos motiva a la iniciativa privada.

En la Ley de Medidas Tributarias y Administrativas se introduce una nueva escala de rentas «para hacerla más progresiva», ha referido Campoy, recalcando que «todos y cada uno de los aragoneses, ganen lo que ganen, van a pagar menos impuestos».

Ha destacado el aumento del 50 al 65 por ciento de la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones, así como la bonificación del pago de un mes de guardería para familias con niños de cero a tres años, y otras ayudas que se dan anualmente a jóvenes, familias y colectivos necesitados.

La previsión de incremento de la recaudación por el IRPF es de más de 30 millones y del IVA, de más de 80, sin «maquillaje», sino en función del cálculo del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

«Confiamos en que se confirme el despegue de los mercados, que han despertado tímidamente, y cuya actividad a casi pleno rendimiento es ya una realidad en muchas comunidades», ha añadido.

El Presupuesto prevé un ingreso de 27 millones por la venta de inmuebles de la Comunidad Autónoma, tras ver «movimientos esperanzadores» en este mercado.

GASTOS

Los gastos se orientan a blindar el Estado del Bienestar, acelerar la recuperación económica y garantizar la vertebración del territorio. Campoy ha dicho que el Ejecutivo de Rudi mantiene su «compromiso irrenunciable» con las políticas sociales, que no sufrirán «ningún recorte» y están dotadas con 3.000 millones de euros.

Se mantendrá la calidad asistencial de la sanidad pública con 1.917 millones, ha dicho Campoy, quien ha resaltado el «importante esfuerzo» en infraestructuras. El IAI aumenta su presupuesto en dos millones, alcanzando los 30 millones, cinco veces más que en 2011.

En Educación, con 912 millones, se mantiene la transferencia básica a la Universidad de Zaragoza y aumentan «ligeramente» los complementos al profesorado, sumando un total de 152 millones. Además, se destinarán 21,7 millones a los centros de Primaria y las becas escolares se elevarán a seis millones.

En cuanto a la recuperación económica y el empleo, el Ejecutivo se centrará en la Estrategia Aragonesa de Competitividad y Crecimiento, con 518,6 millones, 25 más que este año.

Campoy se ha comprometido a invertir en todos y cada uno de los municipios, dando continuidad al Fondo de Desarrollo Territorial y Rural, dotado con 15 millones, la política de carreteras sube un 24 por ciento.

Presupuesto de hacienda

El Presupuesto del Departamento de Hacienda sube a los 54.286.052,74 euros, un 4,38 por ciento más que este año, y el capítulo de inversiones aumenta en más de dos millones.

Los gastos de personal suben un 0,44 por ciento, hasta los 33.982.008 millones y el coste de bienes y servicios se sitúa en 14 millones, bajando un 0,85 por cien.

El consejero ha expuesto que la cartera de la deuda viva del Gobierno es «muy variada», un 60 por ciento en el mercado y un 40 por ciento es bancaria, con una duración media de 5,8 años. Ha comentado que se están rebajando «de forma activa» las condiciones financieras de gran parte de la deuda.

GRUPOS

La socialista Ana Fernández ha afirmado que «crece la desigualdad en Aragón en mayor medida que en el resto de las comunidades autónomas» y que 255.000 aragoneses sufren procesos de exclusión social, criticando la reducción del IRPF.

Ha subrayado que ningún organismo comparte la previsión de crecimiento del dos por ciento y ha pronosticado que el Gobierno de Rudi dejará «un agujero en forma de liquidaciones negativas».

Ha dicho que el peso de las políticas sociales retrocede del 67,26 al 63,42 por ciento y que Sanidad y Educación «se quedan igual que el año pasado, con los agujeros que hay que cubrir». Ha criticado que «no tiene ninguna intención de pagar» la parte que no se abonó de la paga extra de 2012 de los empleados públicos.

El diputado de IU, Adolfo Barrena, ha dicho que el Presupuesto presentado es «irrealizable» y ha resaltado que la necesidad de deuda se eleva a 960 millones mientras la inversión baja otra vez, añadiendo que el Gobierno puede consignar las partidas que considere oportunas «pero luego no las ejecutan».

En representación de CHA, José Luis Soro ha tildado a Campoy de «irresponsable» y le ha echado en cara que recurra «al eslogan clásico de la derecha», la reducción de impuestos, defendiendo la fiscalidad progresiva.

«Estos presupuestos son mentira» y una «chapuza», ha dicho Soro, quien ha vaticinado que se incumplirán y ha anunciado una enmienda a la totalidad a la Ley de Acompañamiento. También ha dicho que el Ejecutivo está actuando «a serruchazos» para recortar «de una manera muy severa» los derechos de los aragoneses.

Ha resaltado que el 86 por ciento de la deuda se destina a amortizar otras operaciones y pagar intereses y ha restado valor al gasto social, señalando que «es imposible» no hacerlo.

Desde el PP, Jorge Garasa ha apuntado que «estos Presupuestos tienen los contenidos necesarios» y ha puesto de relieve el aumento en 20 millones de las partidas para la reactivación económica.

Los Presupuestos son «rigurosos, fiables», ha continuado Garasa, quien ha añadido que este proyecto legislativo es «técnico, eficaz y racionalizado» e «inaugura una nueva etapa hacia el crecimiento y el empleo».

El diputado del PAR, Antonio Ruspira, ha defendido el Acuerdo de Gobernabilidad firmado con el PP y ha tildado el Presupuesto de «riguroso, creíble», el resultado de «un ejercicio de responsabilidad política claro» que transmite un mensaje de «estabilidad institucional».

Read this article: Campoy dice que la economía aragonesa "despega" y la oposición critica la "propaganda" y pide más gasto social

A %d blogueros les gusta esto: