admin 14/08/2014

EUROPA PRESS

El sector dice que las mermas económicas podrían superar los 50 millones de euros en un sector que genera 15.000 empleos directos en la Comunidad

El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha consensuado este miércoles, 13 de agosto, un documento con el sector agrario que va a enviar este mismo día al Ministerio del ramo para que lo traslade este jueves a la reunión que va celebrarse en la Unión Europea (UE), en el que se pide que las pérdidas que van a sufrir los productores de fruta de hueso por el veto ruso sean compensadas en su totalidad por la UE.

Así lo ha expuesto en declaraciones a los medios de comunicación el consejero aragonés de Agricultura, Modesto Lobón, quien ha indicado que desde la Comunidad autónoma se van a dejar de exportar a Rusia 83 millones de kilos de melocotón, nectarina y paraguayo.

Lobón ha detallado que la producción anual en estas frutas es de unos 466 millones de kilos en Aragón, de los que en estos momentos falta por recolectar el 40 por ciento, unos 166 millones, y de esos «la mitad iba a parar a Rusia».

El consejero no ha querido, de momento, cuantificar las pérdidas económicas puesto que ha aclarado que no solo hay que tener en cuenta «lo que se deja de vender, sino el efecto colateral que va a tener» en el precio de los kilos «que ya están vendidos».

Según ha apuntado, «la situación es francamente grave», Aragón es la Comunidad más afectada junto a Cataluña, a distancia del resto, por «un problema que ha causado la Unión Europea», que es quien «debe resarcir totalmente el perjuicio con fondos de crisis y no con fondos del sector».

Lobón ha subrayado que la política agraria «es la única realmente europea», la «columna vertebral» y si la UE «no da la talla» y «responde con toda la contundencia» está haciendo «un flaco servicio al sector y a la propia Unión Europea».

El consejero ha recordado que el fondo de crisis europeo es de más 400 millones de euros anuales y hay que acudir a él porque «esta es una crisis europea» y «política», «no del sector» y por eso «no lo tiene que pagar el sector», algo que «no sería de recibo», sino «los fondos de crisis, que para eso están».

RETIRADA

Otras medidas que propone Aragón es que el porcentaje de retirada sea el 30 por ciento de la media de producción de los tres últimos años y aumentar un 50 por ciento la parte aragonesa que se va a llevar a la producción de zumos. Concretamente, se quiere pasar de dos millones de kilos a tres en Aragón y que los diez del Gobierno central se incrementen en el 50 por ciento, una medida que «es una solución complementaria».

Lobón ha considerado que «no da tiempo» a que toda la producción que no tenga salida vaya a la beneficencia porque «es un producto perecedero» y «hay que actuar de forma muy rápida». El precio de retirada que solicitan es de 0,26 céntimos teniendo en cuenta el coste de producción y el beneficio del agricultor.

El consejero ha asegurado que va a mantener una conversación con la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, a quien le va a transmitir «lo más urgentemente posible» la situación «para que haga toda la presión» ante una crisis «que ha creado la Unión Europea».

En esta línea, ha argumentado que «cualquier reunión que se haga en Bruselas tiene una dimensión política y eso es lo que queremos transmitir al Gobierno central», para solicitarle que, al margen de las cifras técnicas que se puedan aportar este jueves en Bruselas, «en el fondo siempre es una decisión política».

También va a proponer a la ministra que, «cuanto antes, se reúna con los consejeros autonómicos, por lo menos con los más afectados, que son Aragón y Cataluña».

El consejero ha comentado, por otra parte, que el sector está pasando por un momento muy malo, ya que el melocotón, la nectarina y el paraguayo «tenían una crisis de precios» anterior al veto ruso, que «la ha agravado» y debe haber «otra serie de ayudas».

En este sentido, ha anunciado que a partir de la próxima semana «estudiaremos, en función de lo que salga en Bruselas y de la situación del sector, otras medidas más concretas al margen de las de choque del efecto ruso porque el sector está muy perjudicado».

Rusia ha impuesto desde el pasado 7 de agosto un veto a productos agrícolas como las frutas y verduras, productos lácteos, carne y pescado procedentes de la Unión Europea y de otros países terceros como Estados Unidos en represalia por las sanciones de Occidente.

Problema de estado

El presidente de Asaja Aragón, José Manuel Cebollada, ha calificado al situación de «problema de Estado» que «se tiene que resolver desde la Unión Europea» con «celeridad máxima para que estas explotaciones puedan seguir adelante» y ha estimado que las pérdidas económicas pueden superar los 50 millones de euros en Aragón, que es «la Comunidad autónomas más afectada» en la fruta de hueso.

Según ha recalcado, «lo que queremos es que el agricultor reciba las ayudas de las pérdidas que va a tener» fruto de «decisiones políticas de la UE, en las cuáles el sector agrario, otra vez más, va a ser el pagano».

El secretario general de UPA, José Manuel Roche, ha cifrado las pérdidas en 50 ó 60 millones, aunque ha reconocido que es «prematuro» fijar una cantidad. Roche ha lamentado que esto se deba a una «decisión política en la que se ha utilizado a la agricultura como moneda de cambio» y ha apuntado que se requiere de «soluciones rápidas» y «las compensaciones tienen que ser del cien por cien de las pérdidas».

Además, ha alertado de que la distribución y los intermediarios están «especulando con el sector» para que sigan bajando los precios y «hundir todavía más el mercado».

El responsable de frutas de UAGA y fruticultor, Vicente López, ha asegurado que han recibido un «mazazo» que se une al problema de consumo previo y ha expresado su preocupación por el «efecto dominó» de esta crisis en los precios.

Según ha apuntado, este sector genera en Aragón 15.000 empleos directos y tiene un volumen de negocio de 350 millones de euros de media por lo que «estamos jugando con muchas familias, pequeños, medianos y grandes agricultores».

López ha pedido al Gobierno de Aragón «que haga lo que pueda» en materia de «reducción de módulos y ayudas en la Seguridad Social» y a la UE que las decisiones sean «ágiles, directas y muy rápidas» ya que es un productor muy perecedero y ha asegurado que la preferencia comunitaria es una herramienta «que se puede usar» y que consiste en que mientras haya productos generados dentro de la UE, no entren de otros países, aunque ha cuestionado que la UE «se atreva» a aplicarla.

Bajo mínimos

El secretario general de ARAGA y fruticultor, Miguel Ángel Gómez, ha remarcado que el problema ha sido generado por una «decisión política y queremos que políticamente se corrija», con el sector «colapsado», con precios «bajo mínimos», para señalar que «las mermas van a ser considerables en ingresos, trabajo y no sabemos como van a terminar muchos pequeños productores».

El presidente de las Cooperativas Agroalimentarias de Aragón, José Víctor Nogués, ha explicado que «en los últimos tres años se había ido a conquistar» el mercado ruso, que «había evolucionado mucho» y se habían hecho inversiones en las cooperativas en cámaras de frío que van a producir ahora unas pérdidas «difíciles de cuantificar» en kilos de producción.

Según ha sostenido, hasta que no finalice la campaña «no se podrán cuantificar las pérdidas en puestos de trabajo, amortizaciones e inversiones», para indicar que hacerse con un mercado «lleva años» y «de la noche a la mañana no se va a uno nuevo».

More here: Aragón pide que la UE compense todas las pérdidas en fruta de hueso

A %d blogueros les gusta esto: