Alfredo Cunha o el fotógrafo al que la revolución no dejó dormir

No volvió a casa en tres días. Durante ese tiempo y los siguientes días no dejó de fotografiar, y construyó una obra que es uno de los testimonios más completos del 25 de abril para las generaciones posteriores.